300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

23 de febrero: El día que el pueblo venció a los terroristas en la Batalla de los Puentes

Publicado: 23 de febrero de 2020 a las 06:00 | Última actualización: 23 de febrero de 2020 a las 12:39

Gran Concentración del pueblo revolucionario sobre el Puente Angostura Gran Concentración del pueblo revolucionario sobre el Puente Angostura

Gran Concentración del pueblo revolucionario sobre el Puente Angostura
Foto: Internet

Durante semanas, el golpista Juan Guaidó, con el apoyo de los medios de comunicación privados nacionales e internacionales, promovieron una campaña en donde destacaban que el 23 de febrero de 2019 sería el día en que entraría la supuesta “ayuda humanitaria” a Venezuela.


¡Venezuela, tenemos fecha! Un mes después de que los venezolanos tomamos juramento, el 23 de febrero será el día para que ingrese la ayuda humanitaria en Venezuela. A partir de hoy vamos a organizarnos para la mayor movilización de nuestra historia”, dijo el subordinado al imperialismo estadounidense el 12 de febrero de 2019 en un mensaje publicado en su cuenta tuiter.


En el marco de esta campaña, voceros de la administración de Donald Trump, el régimen de Iván Duque en Colombia, cantantes y artistas vinculados con la derecha mundial, promovían el concierto “Venezuela Aid Live”, que se celebró el 22 de febrero en Cúcuta, Colombia, evento auspiciado por el multimillonario británico Richard Branson, con el que pensaban reunir 100 millones de dólares, meta que no cumplieron, ni si quiera llegaron al 5% de lo previsto, y un año después sigue sin conocerse que hicieron con lo supuestos casi 2 millones y medio de dólares que alcanzaron.


Ese 22 de febrero, el Gobierno nacional anunció el cierre temporal y total de los puentes Simón Bolívar, Unión y Santander que comunican con las poblaciones de Colombia en la frontera del occidente del país para proteger a la patria bolivariana ante cualquier situación irregular. Ese mismo día el canciller Jorge Arreaza en la ONU, había denunciado que el autodenominado Grupo de Lima había hecho circular un borrador de declaración en la que responsabiliza de forma adelantada al gobierno venezolano de una supuesta violencia que se registraría el sábado en la frontera, reseñó aquella vez VTV en su web.


El golpista Juan Guaidó llegó a territorio neogranadino ese 22 de febrero de 2019, violando la prohibición de salida del país que había dictaminado un mes antes el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Como se conoció después el ultraderechista llegó escoltado nada más y nada menos que por narcoparamilitares de la banda criminal Los Rastrojos.


Y así en medio de show, el sonido de las cámaras fotógraficas, los mensajes contra Venezuela de halcones de la guerra de Estados Unidos (EEUU) llegó el 23 de febrero.


Comienza el show con agresión contra periodistas y pueblo


La derecha venezolana comenzó la jornada de ese sábado 23 de febrero con un falso positivo en la frontera con Colombia, dónde dos sargentos infiltrados de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), uno que trabajaba en la cocina y uno administrativo, tomaron las tanquetas de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), embistieron contra la barrera ubicada en el Puente Internacional Simón Bolívar que une a Venezuela con Colombia y fueron recibidos en territorio neogranadino por el exdiputado de la Asamblea Nacional (AN) en desacato y prófugo de la justicia, José Manuel Olivares.


La intención era atropellar a colombianos y venezolanos que permanecen en el puente a pesar del cierre, explicaba inmediatamente el protector del estado Táchira, Freddy Bernal, al tiempo que denunciaba que quienes participaron en el falso postivo actuaron en complicidad con la Policía Nacional de Colombia, cuyos funcionarios lanzaron las barras al río Táchira y trataron de ingresar por la fuerza, refllejó en esa oportunidad Venezolana de Televisión en su web.


Entre los atropellados estuvo la periodista chilena, Nicole Kramm, quien con dolor gritaba: “me atropellaron me atropellaron”. Horas después desde el hospital a donde fue trasladada dijo: “Querían matar a la gente civil que estaba parada en la frontera. A toda velocidad. Me salvé por poco. No puedo creer que los presenten como héroes”. Su relato fue compartido por la periodista de Telesur, Paola Dragnic, citó el portal chileno aquella vez, el Desconcierto.


La periodista de Telesur, Madelein García quien también estaba cubriendo los hechos, describió que dos opositores en la mitad del puente del lado colombiano estaban dirigiendo el falso positivo, el ex diputado y prófugo de la justicia venezolana José Manuel Olivares y Vilcar Fernández quien había sido beneficiado con una medida de libertad como gesto del diálogo del gobierno de Venezuela con la oposición, Fernández pagaba condena por coordinar las acciones terroristas de calle del 2014 que dejaron más de 40 venezolanos muertos y más 700 heridos, pero fue liberado en nombre de la paz.


Adeptos a la oposición insultaron a Madelein a quien le decían: “graba para allá hija de puta, graba la agresión de la Guardia Nacional no estás viendo como nos iban a matar», contó en un artículo, que reseñó el 26 de abril del pasaddo año http://www.lapluma.net. Agregó que la derecha “ya había quedado al descubierto y como un juego de naipes se desmoronó la operación”.


El pueblo se activa


Ante el falso positivo generado por la derecha, inmediatamente se activó el pueblo que tenía días en vigilia en el puente Tienditas, municipio Ureña, estado Táchira, en donde se estaba desarrollando el concierto «Para la Guerra Nada», en apoyo a la Revolución Bolivarina y al jefe de Estado constitucional, Nicolás Maduro.


De acuerdo con el artículo de Madelein, Fredy Bernal protector del estado Táchira, manifestaba a la militancia revolucionaria«Esto no lo buscamos nosotros, es el plan que tantas veces denunciamos, cabeza fría, nervios de acero» y citando al presidente Nicolás Maduro «estamos aquí para defender a Venezuela, no permitiremos que pasen, nosotros venceremos».


Guaidó y el imperialismo gringo mienten


Un segundo falso positivo lo generó en horas del mediodía el golpista Juan Guaidó, quien aseguró en su Tuiter que había ingresado «el primer cargamento de ayuda humanitaria por nuestra frontera con Brasil». Información que fue desmentida por el corresponsal de Telesur en la nación brasileña, André Viera y la cadena CNN en su página web.

Mientras se desarrollaban los acontecimientos en la frontera colombo-venezolana, voceros del gobierno estadounidense no cesaron en sus ataques contra Venezuela y en aupar a la derecha nacional para introducir la supuesta «ayuda humanitaria» a territorio nacional.

Desde el mediodía, el consejero de Seguridad Nacional de EEUU, John Bolton, alentó al desconocimiento del Estado de Derecho y la Constitución al promover la deserción de efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) a fin de que se incorporaran a las maniobras subversivas.

En esta línea, el presidente estadounidense, Donald Trump, pasado el mediodía emitió una frase que suele decir el gobierno norteamericano a sus soldados o en acciones militares «Dios bendiga», sólo que está vez no agregó Estados Unidos, sino que lo cambió por «¡Dios bendiga al pueblo de Venezuela!».


La derecha genera violencia y el pueblo los derrota


Pasado el mediodía la derecha concentrada en el lado colombiano comenzó a generar violencia, lanzar bombas molotov, lanzar piedra a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), efectivos de seguridad y el pueblo que protegía la frontera venezolana.


La Guardia Nacional trató de contener a los llamados guarimberos en el puente Simón Bolívar «ya va a pasar ya va a pasar, de aquí no nos mueve nadie, leales siempre traidores nunca» gritaban los militares patriotas mientras disuadían a los opositores que sin descanso lanzaban bombas molotov que alcanzaron a 7 personas entre ellos dos guardias nacionales que resultaron con quemaduras de segundo y tercer grado en brazos, cara y cuello. La estrategia fue combinada, la Guardia Nacional se retiraba y entraban en acción los milicianos con las mismas armas de los opositores, piedras, fue un combate cuerpo a cuerpo, de igual a igual pero poco a poco la oposición logró ganar terreno y pasar la línea fronteriza hasta territorio venezolano en ambos puentes Simón Bolívar y Ureña”, describió la periodista de origen zuliana Madelein García en su ya mencionado artículo.

Agregó: “En Ureña al frente estaba la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana, una llave impidió que avanzaran, un policía apagó el primer camión y logró parar la caravana, los opositores con furia comenzaron a lanzar más bombas molotov e incendiaron la supuesta ayuda humanitaria que resultó ser insumos para las acciones terroristas de calle o guarimbas, eran pitos, armas blancas, máscaras anti gas y otros elementos (…) En el Puente Simón Bolívar todo parecía llegar a su fin, los opositores avanzaron hacia Venezuela, Freddy Bernal logró llegar luego de una emboscada, se escuchó un grito de batalla, los milicianos en un solo cuerpo corrieron a los opositores que huyeron al ver tanta gente, eran los descamisados, sin zapatos, sin nada, solo sus voces que gritaron por la defensa de Venezuela”.

El 23 de febrero de 2019 quedó demostrado la valentía y la unión cívico-militar de un pueblo que salió a defender su patria. Lo que vino después de estos hechos ya es altamente conocido.

En marzo el propio diario estadounidense The New York Times presentaba un trabajo especial, basado en videos inéditos y en otros publicados con anterioridad, demostrando que los grupos de choque de la derecha fueron quienes ocasionaron el incendio que destruyó dos camiones con supuesta ayuda humanitaria en el puente fronterizo Francisco de Paula Santander hace un año.

El 14 de junio, Orlando Avendaño, editor en jefe del medio PanamPost en Español, publicaba un controversial artículo revelando un inmenso escándalo de corrupción protagonizado por Rossana Barrera y Kevin Rojas, emisarios de Juan Guaidó en Colombia y militantes de Voluntad Popular, quienes habrían realizado desvío de dineros, malversación de fondos, fraude y amenazas en el manejo del dinero destinado para la «ayuda humanitaria» y el hospedaje de militares desertores venezolanos, refirió en esa oportunidad Alba Ciudad.

En septiembre del pasado año salieran a la luz pública fotografías del golpista Juan Guaidó junto a cinco narcoparamilitares pertenecientes a la banda criminal colombiana Los Rastrojos, quienes lo ayudaron a ingresar a territorio neogranadino en febrero de 2019.

El mundo sigue sin saber que hizo la derecha venezolana con los más de 600 millones de dólares que le ha entregado el régimen de Estados Unidos para la supuesta “ayuda humanitaria”. Tampoco se conoce qué pasó con el dinero que recaudaron en el concierto “Venezuela Aid Live”.

Y Guaidó sigue más solo que nunca. Repudiando por sus propios aliados políticos y el pueblo que no le perdona que promueva medida coercitivas unilaterales contra Venezuela.


Deja tu comentario: