Cabezal Cabezal

4 de agosto de 2018: El imperialismo apela a la estrategia del magnicidio contra Venezuela

Publicado: 4 de agosto de 2019 a las 08:00 | Última actualización: 4 de agosto de 2019 a las 08:59

Este intento de magnicidio constó de tres drones, los cuales poseían en su interior explosivo C-4 y perdigones de plomo Este intento de magnicidio constó de tres drones, los cuales poseían en su interior explosivo C-4 y perdigones de plomo

Este intento de magnicidio constó de tres drones, los cuales poseían en su interior explosivo C-4 y perdigones de plomo
Archivo

El 4 de agosto de 2018, a las 5:41 pm, una fuerte explosión interrumpió el acto con motivo del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que se celebraba con una impresionante parada militar en la avenida de Bolívar de Caracas, la cual estaba encabezada por el presidente de la República, Nicolás Maduro

Este acto terrorista denominado "Operación Yunque-Martillo", tenía como objetivo el asesinato del Mandatario nacional, así como de todos los que le acompañaban en la tribuna principal, entre quienes se encontraban los Jefes del Poder Judicial, Maikel Moreno; del Poder Moral, Tarek William Saab; gran parte de los integrantes del Ejecutivo Nacional y todo el alto mando militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), funcionarios quienes de haber tenido éxito esta acción magnicida, habrían sido asesinados por la magnitud de la explosión. 

Este intento de magnicidio constó de tres drones, los cuales poseían en su interior explosivo C-4 y perdigones de plomo, los cuales serían detonados sobre la tarima en la cual se encontraba el Presidente, plan siniestro que fue frustrado por la acción efectiva de Casa Militar y la Guardia de Honor Presidencial, que al percatarse de estos artefactos ajenos a la logística dispuesta, y la visualizar que se acercaba peligrosamente a la tarima, procedieron a encender los inhibidores de señal y a disparar contra el drones que se acercaba peligrosamente al lugar donde estaban las autoridades.

La explosión resonó en lo oídos de los asistentes, quienes impávidos observaron como explotaba el drone que poco momentos antes había pasado sobre la tarima, mientras el Jefe de Estado pronunciaba su discurso de cierre del acto, donde llamaba al pueblo a mantener la lucha contra la extrema derecha que arguyendo al sabotaje, el terrorismo y la violencia, pretendían derrocar a la Revolución Bolivariana

La primera explosión despertó la alarmas del equipo de seguridad del Primer Mandatario nacional, y no fue sino hasta la segunda explosión que se procedió a desalojar la tarima al confirmarse que se estaba produciendo un atentado de gran escala contra la figura del Presidente, y en medio del desalojo se vino una tercera explosión. 

Horas más tarde y para calmar los rumores, hizo su aparición en cadena de radio y televisión, el Mandatario nacional, quien condenó este acto e informó sobre la detención de varias personas que habrían sido los ejecutores de este plan terrorista, y quienes tras llevarse a cabo las labores de investigación se determinó que fueron entrenados en Colombia y financiado por empresarios corruptos que se encuentran protegidos en los Estados Unidos, información que fue validada por el furibundo opositor miamero Jaime Bayly, confirmando la participación de la administración de Donald Trump, en esta acción magnicida.

A un año de este acto que tenía como objetivo provocar la muerte del Presidente de la República y con ello el inicio de una guerra entre venezolanos que justificara una intervención militar estadounidense, el pueblo venezolano reafirma su vocación de paz y voluntad de continuar fortaleciendo la Revolución Bolivariana, derrotando a quienes con la muerte y la violencia, pretenden hacerse del poder para entregar la Patria al imperialismo. ¡No Volverán!


Deja tu comentario: