Cabezal Cabezal

Alberto Arvelo Torrealba: Prosa que resaltan la belleza y grandeza de una tierra legendaria

Publicado: 4 de septiembre de 2019 a las 08:30 | Última actualización: 4 de septiembre de 2019 a las 11:34

Su pasión por la literatura y la escritura siempre fue su principal causa, al punto que publica su primer volumen de versos, "Música de Cuatro", en 1928 Su pasión por la literatura y la escritura siempre fue su principal causa, al punto que publica su primer volumen de versos, "Música de Cuatro", en 1928

Su pasión por la literatura y la escritura siempre fue su principal causa, al punto que publica su primer volumen de versos, "Música de Cuatro", en 1928
Internet

El 4 de septiembre de 1905, nace en la ciudad de Barinas, el poeta, ensayista, compositor, abogado y político, Alberto Arvelo Torrealba, hombre del llano que con su pluma dibujó la belleza de una tierra que entre estepas y llanuras, guarda en cada palmo la historia heroica de un pueblo. 

Creció en el seno de una familia de poetas destacados creció en medio de un ambiente rural que marcaría su prosa. Siendo un adolescente fue trasladado a la ciudad Caracas para que cursara estudios de secundaria y universitarios donde se graduó como abogado  y doctor en ciencias políticas egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV). 

Su pasión por la literatura y la escritura siempre fue su principal causa, al punto que publica su primer volumen de versos, "Música de Cuatro", en 1928, demostrando su apego a la tradición poética de los llamados "aedas del llano".

Fue docente de castellano y literatura en varios liceos y colegios de la capital venezolana desde 1935 hasta 1936, cuando accede al cargo de Inspector técnico de educación secundaria en el Distrito Federal e inspector de primaria en Barinas y Apure.

Tras ocupar varios cargos en el gobierno central, en 1940 publica su obra más famosa, el poema Florentino y el DiabloEntre 1941 y 1944 se desempeñó como presidente del estado Barinas. Durante su gobierno, limpia los cauces de los ríos Pagüey y Masparro y restablece las rutas comerciales en el territorio de los llanos de occidente.

Tras una vida de logros, este ilustre venezolano fallece el 28 de marzo de 1971, en la ciudad de Caracas, a causa de una prolongada enfermedad que no mermó en su espíritu alegre y dicharachero que evidenciaba su origen llanero. 

Hoy el pueblo venezolano celebra 214 años del nacimiento de este gigante del llano que sigue vibrando en cada palmo del inmenso llano donde su leyenda de Florentino y el Diablo renace en los acordes y gargantas del pueblo. 


Deja tu comentario: