Cabezal Cabezal

Chavistamente: Circo con ventilador

Publicado: 4 de diciembre de 2019 a las 14:37 | Última actualización: 4 de diciembre de 2019 a las 14:48

"Montan el circo y les crecen los enanos" "Montan el circo y les crecen los enanos"

"Montan el circo y les crecen los enanos"
Con el Mazo Dando

El diputado José Brito fue uno de aquellos absolutos desconocidos que llegó a la Asamblea Nacional con el engaño de “la última cola” y que un día saltó a la fama, de un mazazo, gracias a una empujadera que montó junto a otros gordos pendencieros que la oposición usa como grupos de choque. El diputado Brito no se destacó en la tángana por su valentía y arrojo, sino por rodar aparatosamente sobre en una jardinera, dejando expuestos en la caída unos diminutos calzoncillos pica queso incrustados en su rolliza figura.

Visto y olvidado el episodio del calzoncillo, Brito volvió a la nada, donde debía permanecer, pero la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida. 

Fue una sorpresa para la mayoría de la dirigencia antichavista la autoproclamación de Guaidog, y de ahí en adelante nada fue sorprendente ni sorpresivo. Una vez autoproclamado, el ex nalgas blancas se puso manos a la obra, metiéndolas en la masa y de la masa a su bolsillo y a los de sus amigos.

Al principio la rebatiña fue con la ayuda humanitaria. Un montón de dólares que ayudarían a la “Diáspora” y que los diputados de la oposición se iban embolsillando sin ningún disimulo. Todos recordamos a Luis Florido corriendo por esa trocha para llegar primero, y ayudarse con unos los 6 millones de había mandado Europa.

Era como una carrera loca: los gringos anunciaban una “ayuda” y pegaban la carrera. Primero Justicia llegó primero con Olivares, que se instaló cerquita del ombligo de la repartición. Gabi Arellano logró imponer su voluntad popular quedándose con unos reales que le sirvieron para comprarse tremendo apartaco súper chic en Bogotá, para horror de sus vecinos que no entienden cómo es que Gabi es propietaria y si más bien parece ser la señora limpia, vea usted… pero, bueno, así son. Hasta Ismael García se anotó en esa piñata humanitaria, enfundándose en un chalequito de una ONG para ver si algo la caía y anda tan calladito que parace que le cayó.

Dólares llovían y anunciaban más, la frontera con Cúcuta se convirtió en El Dorado de esta era. A La Víbora de la Mar, por aquí podrán pasar, el de a’lante corre mucho y el de atrás se quedará, como le pasó a Richard Blanco que, siempre lento, se dio cuenta de la rebatiña y logró cruzar la trocha cuando no quedaban ni los platos sucios.

Pero el dineral de la “ayuda humanitaria” no era sino los pasapalos; el plato principal, el postre y el café eran los activos robados a la nación, miles de millones que se repartieron, muertos de la risa entre Guaidog y sus panitas más panas, y claro, la tajada más gorda para su jefe, Leopoldo. ¡Vamos bien!

Tanto real y en tan pocas manos blancas iba haciendo fisuras en una oposición que solo se sostenía, por un pelo, por si acaso el plan cuajaba; pero el liderazgo de Guaidog, lejos de cuajar, se diluía al punto de que aquel vamos bien ya no podía ir peor… ¿o acaso sí podía?

¡Siempre se puede! Humberto Carderón Berti, insigne figura de despojo cuartorepublicano, reciclado ahora como Embajador ficticio en Colombia y embarcado en esta aventura de payasos a quienes ni el apoyo del dueño del circo pudo salvar… embarcado y sin un solo dólar del saqueo de la filiales de PDVSA en el hermano país, no pudo más y exigió respeto a su trayectoria, caramba, porque le estaban negando su parte del botín..

El pataleo de Berti le mereció su destitución por email, y eso fue como abrir una cloaca. Una rueda de prensa anunciaba tempestad. Calderón Berti, fingiendo indignación moral, denunciando como primicia lo que nosotros veníamos denunciado desde febrero: que Guaidog y los suyos estaban saqueando al país… y, claro, Humberto estaba primero, porque él le tenía el ojo puesto a PDVSA muchos antes de que esos nalgas blancas pensaran en nacer, para que lo vengan ahora a excluir de esa manera tan humillante. Lágrimas, sollozos y palabras entrecortadas y lo bueno estaba aún por venir.

Salpicados por el teatro de dignidad de Berti, batuqueados por un portal de noticias de Maria Corina Machado, embarrados y hundidos en el fracaso político, había que hacer algo para perfumar tanta ñoña. Entonces alguien tuvo una muy mala idea. Es así como reaparece en la arena el diputado de los mini calzolcillos, José Brito, de Primero Justicia. Él y tres diputados que no tienen pinta de Country Club, acusados de corrupción y expulsados sin derecho a pataleo, porque la sifrinocracia justiciera no admite corruptelas, a menos que los corruptos sean blancos y amiguis, como Julio Borges, Oscar López Colina y Juan Carlos Caldera. 

Voluntad Popular, el partido de Guaidog, hace lo suyo y bota, entre otros, a Freddy Superlano, un montón de meses después de que toooodo el mundo supiera que se había rumbeado en un bar de putas un realero de la “ayuda humanitaria”, y lo que no se rumbeó, se lo robaron sus compañeras de farra.

Montan el circo y les crecen los enanos: José Brito, comiendo arroz, amenaza con prender el ventilador y lo prende: reta a Guaidog, a ver si no lo va a dejar entrar al hemiciclo, que el presidente (AEIOU) “No tiene la cualidad moral, ética ni jurídica, porque es un corrupto”, que Brito y 70 diputados no van a votar por Guaidog el 5 de enero… y noña va y ñoña viene y las redes sociales son el lanzadero.

Entran al ruedo los infomercenarios de cada bando de la oposición hecha añicos y lanzan ñoña unos contra otros embarrando aún más todo. Se activan los bots y los gafos: reaparece Medio Millongo tuiteando sobre moral y ética, mientras Freddy Guevara dice que Superlano es una víctima porque a le robaron el dinero que se robó. Aparece también Luisa Ortega, ofreciendo a Guaidog, presidente ficticio, sus servicios como Fiscal General ídem, para investigar los hechos en el “Ministerio Púbico“ (sic) que ella dirige desde Bogotá. Y como Twitter da para todo, el mismo día, el Presidente de TSJ ficticio denuncia que le han dado un golpe de estado tuitero y que han elegido una nueva junta directiva ”incumpliendo la ley” que ellos mismos incumplieron cuando montaron el TSJ ficticio que él preside. Para colmo de los colmos, Almagro lamenta que al TSJ paralelo le monten un TSJ paralelo. 

Y parió la abuela: a un diputado suplente le roban un maletín con 20 mil euros en efectivo y va y lo denuncia en el CICPC, como si aquello fuera una vaina normalita. Y Nacho, aquel luchador libertario, aquel joven orador de orden en la AN, estafa a sus fan con una gira de conciertos fantasmas. 

Todo daría mucha risa si no fuera por el daño que estos payasos criminales le han hecho al país y por el que que aún tienen que pagar… y pagarán. Mosca y si no son los mismos gringos estafados quienes se las vengan a cobrar. Comiendo cotufas espero.

¡Nosotros venceremos!


CAROLA CHÁVEZ

@tongorocho

Deja tu comentario: