Cabezal Cabezal

Chavistamente: El son traicionero

Publicado: 26 de junio de 2019 a las 14:53 | Última actualización: 26 de junio de 2019 a las 15:00

"Cuando saltas para allá, te recibirán con asquito mal disimulado y tú, siempre parejero, creerás que te la estás comiendo porque vas para Miami sin visa y con una maleta llena de dólares" "Cuando saltas para allá, te recibirán con asquito mal disimulado y tú, siempre parejero, creerás que te la estás comiendo porque vas para Miami sin visa y con una maleta llena de dólares"

"Cuando saltas para allá, te recibirán con asquito mal disimulado y tú, siempre parejero, creerás que te la estás comiendo porque vas para Miami sin visa y con una maleta llena de dólares"
Con el Mazo Dando

Ya traicionar es bastante malo, porque a los traidores no los quiere nadie, ya saben, si traiciona  una vez traicionará todas las veces; porque cuando alguien tiene precio siempre habrá quien lo pueda comprar. Ya es bastante horrendo tener que vivir con el desprecio y la desconfianza “de lado y lado”, pero hay quienes creen que pueden con eso, mientras los dejen nadar en el charquito de dinero que los compró. Ya traicionar es bastante malo, pero la traición nunca es tan degradante como cuando se traiciona al chavismo a favor de la oposición mayamero-cacerolera-Marco-Rubio-intervención-militar-gringa-ya.

Cuando saltas para allá, te recibirán con asquito mal disimulado y tú, siempre parejero, creerás que te la estás comiendo porque vas para Miami sin visa y con una maleta llena de dólares. Como te pusiste precio y te pagaron, ahora tienes que bailar al son que te toquen, y el son que ellos tocan es el más descabellado. Interpretado por una orquesta de voceros cubano mayameros congelados en la guerra fría; delirantes profetas; señoras de golpe de pecho vacío;  influencers prefabricados; guarimberos del reguetón; fúricos oligarcas temblorosos; políticos cocinados en la salsa de su derrota; ex actores periqueros; actrices orgásmicas; analistas tontos, ciegos, sordos, nunca mudos; encuestadores sin pudor ni puntería, ex presidentes con prontuario y como si fuera poco, Miguel Bosé y Bertín Osborne, hablamos de un son que se baila arrastrándose por un fangoso y pestilente subsuelo, como un gusano… Luego no chilles si te pisan.

Arrastrándote te unes al coro del delirio antichavista: que si el G2 cubano; que si los colectivos malvados; que si el Hezbolá; el narcogobierno; el sótano de santeros; que si el CLAP tiene gorgojos y a los escuálidos no les dan; que te van a quitar a los niños, tu casa y el internet, que los chinos, que los rusos, que las bicicletas atómicas de Irán; que todos los chavistas son malos menos el chavista traidor, que sigue siendo chavista, él, el único, el leal, el verdadero hijo de Chávez que entendió que no hay mejor chavista que el que se va para Miami bajo el ala del Departamento de Estado y la CIA a abonar el terreno para que invadan a su país. “Patria, Patria, Patria querida” – dice la prensa que cantó, lacrimoso, el traidor mientras era entrevistado.

¿Seguimos? ¡Sííí! ¿Paramos? ¡Nooooo! Vamos a ver que tuiteó Marco Rubio para que tú digas que es verdad. Mejor Rick Scott, que es más loco y hay que darle veracidad y qué más veracidad que el testimonio a la carta de un chavista que saltó. Que Maduro además de enriquecerse, enriquece uranio; que en Miraflores hay guerrilleros de los cinco puntos cardinales (gracias Freddy Guevara por los favores recibidos); que la nevera de la casa Guaidog está vacía y hace escarcha, que su pobre mujer solo pudo comprar aceitunas y Frigurt, porque la auyama y el ñame guácala; que Maduro desaparece y aparece gente con la misma magia de Kim Jon Un; que a Nicho y Chacho les quitan siempre el pasaporte porque Maduro les tiene miedo; que a Padrino López no se unió al golpe de Estado porque es fan de Capitán América… agacha, agáchate; menea, menéate; arrastra, arrástrate…

Y no pasa nada, Maduro sigue allí, intacto, como siguió tras el embarre de tus predecesores, que te esperan allá en la gaveta de la infamia donde los que te compraron guardan sus juguetes defectuosos. ¡Chan, chan!

CAROLA CHÁVEZ

@tongorocho

Deja tu comentario: