300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Chavistamente: ¡Harry Potter y un mojito en Varadero!

Publicado: 7 de octubre de 2020 a las 15:33 | Última actualización: 7 de octubre de 2020 a las 15:40

A los Harrys les encanta ir a Cuba. Siempre que van a bañarse de socialismo verdadero se quedan en el Hotel Nacional, junto a un montón de gente gorda y rubia que no habla español A los Harrys les encanta ir a Cuba. Siempre que van a bañarse de socialismo verdadero se quedan en el Hotel Nacional, junto a un montón de gente gorda y rubia que no habla español

A los Harrys les encanta ir a Cuba. Siempre que van a bañarse de socialismo verdadero se quedan en el Hotel Nacional, junto a un montón de gente gorda y rubia que no habla español
Con el Mazo Dando

En Hogwarts, el colegio de Harry Potter, los muchachos aprenden a resolver todo con magia. ¡Wingardium leviosa! –dice cualquier carajito de 10 años, y –¡zuas!– levita una pluma de ganso. Eso es en Hogwarts, claro, la vida real es otra cosa… ¿cómo que no?

Pues parece que no. Desde siempre, y ahora agravado con los dolores que produce el bloqueo, ha habido hechiceros que tienen soluciones mágicas para todo. Es una pena porque nadie los escucha y eso da mucha rabia, no solo a los magos que se sienten ignorados, sino también a sus aprendices.

Es así como cuando la situación de asfixia que nos prometió el Departamento de Estado ahoga y cuando el presidente Maduro maniobra en este campo minado, aparecen los Harry Potters a dar instrucciones facilitas para solucionar la situación extrema con la que estamos lidiando: ¡Wingardium SUNDEEosa! Y se acaba la especulación. ¡Wingardum fulano que sale en la tele para ministrosa! y esos ministerios funcionando como un reloj. ¡Wingardum control obreroso! y levanta la producción. ¡Wingardum nacionalización de la bancosa! y el dólar desaparece y con él todos los problemas que nos aplastan. ¡Wingardum… ¿subieron las tarifas de Movilnet o el ABA CANTV? ¡windgardum tarifas de internet a centavo pero de alta velocidadosa! … Y por su puesto, el conjuro más poderoso de todos, el más mágico, el que nunca deja mal parado a nadie, salvo al que no lo aplica, el conjuro de conjuros: ¡WINGARDUM MANO DUROSA! (Así todo en mayúsculas y gritado, porque si no, no funciona) y el bloqueo y todas sus consecuencias desaparecen, como por arte de magia, claro, y colorín colorado, viviremos felices por siempre.

Los Harry Potters sueñan con que seamos un socialismo verdadero, como el de Cuba. “¡Ahhh, La Habana! Aquellos atardeceres meneando un mojito en los jardines del Hotel Nacional! Eso sí es vida… ¡Viva Fidel, carajo!” –suspiran decepcionados de estar aquí en Caracas, donde no hay bloqueo sino ineficiencia, corrupción y un gobierno que gira a la social democracia… aquí condenados, y no allá la Cuba heroica de todos su cantos y alabanzas, ejemplo de resistencia y de lucha anti imperialista.

A los Harrys les encanta ir a Cuba. Siempre que van a bañarse de socialismo verdadero se quedan en el Hotel Nacional, junto a un montón de gente gorda y rubia que no habla español y que paga en dólares vestidos de CUC. Y Varadero, esa es otra maravilla que no se puede dejar de visitar. Hoteles carísimos, dolarizados, donde no aplica aquella letanía que dedican a Venezuela del ¿quién con salario mínimo se puede hospedar ahí? ¿Y el pueblo “de a pie”? ¿Fidel cagándose en el legado de Fidel? No, Cuba es otra cosa, es heroica. Y Fidel es Fidel, y Maduro ni de vaina es Fidel, y ni siquiera llega a Chávez, que es Chávez porque Fidel le dijo a Harry que se dejara de pendejadas y viera que tenía delante de sus ojos a un verdadero libertador.

En Cuba, según los alumnos de Hogwarts, todo es marxismo de librito. Ni ignoran que la industria del turismo, que las mejores playas de la isla estén bajo un régimen administración mixta con grandes empresas capitalistas, explotadoras, malvadas como todas esas empresas. Que “el cubano sueldo mínimo” no se puede hospedar en una suite con vista al mar, al menos no en esas arrechísimas que le encantan a los Harry Potters, y ni de vaina admiten que esas alianzas con el capital permiten al gobierno socialista desarrollar una industria con recursos que el bloqueo les niega y que ese turismo de lujo, todo capitalista, todo popof y excluyente sostiene al país, mantiene escuelas, hospitales, paga sueldos, pensiones, universidades…

Allá en Cuba a los Harry Potters nunca le importó pagar con CUC cosas que con pesos cubanos no se pueden comprar, por carísimas. Cuba es Cuba, el peo de Harry es aquí.

Es que allá en Cuba, chavistas justificadores y gobierneros, el bloqueo no impide que fabriquen y exporten medicamentos -Dice Harry blandiendo su varita, furioso, borrando 60 años de proceso desde la Cuba recién bloqueada, a la Cuba sufrida del período especial, a la Cuba Fidel Chávez y la Cuba de hoy. Décadas de bloqueo, de aprendizaje, de búsqueda de soluciones, de subidas y bajadas… Bajadas nunca, no, señor, Cuba es una postal del socialismo perfecto.

¡Y ni hablemos de China! Xi Jing Ping traicionando el Legado de Mao para sacar de la pobreza al 80% de la población.

A Harry y los chicos de Hogwarts no le importa el contexto, ni el proceso histórico, ni siquiera les importa la realidad. Ellos están está bravos porque tienen la receta, el conjuro y nadie les hace caso, y de nada les sirve andar fajados con su varita por las redes sociales ¡windgardum esto! ¡wingardum lo otro!… nada, la magia no funciona porque Nicolás se vendió al malvado Voldemort, también conocido como “burguesía revolucionaria”, y no les hace caso.

Y todos los que confiamos y apoyamos a nuestro presidente Maduro, todos los que sabemos que aquí no llueven bombas gringas porque Nicolás ha sabido maniobrar en este dificilísimo camino que le tocó conducir, todos, por supuesto, somos para los Harrys tarifados de Voldemort. ¡Wingardum tarifado en dólarosas! Y con eso ganaron el debate.

En fin, que para los alumnos de Hogwarts vienen tiempos de furia, porque toca hacer en buena medida lo que China, Cuba y otros países asediados han tenido que hacer: cambiar las reglas diseñadas para una normalidad que no tenemos y adaptarlas al tiempo de feroz guerra no convencional que nos han impuesto. Maniobrar, torcer la vara para que la gente coma, para que no nos puedan matar de hambre, como tienen planeado, para que no nos maten de mengua, para que podamos superar las carencias que impone el bloqueo, para que podamos acceder al dinero que nos es negado, para poder recuperar empresas paradas o a media capacidad porque no tenemos acceso a comprar repuestos, a mantenerlas… para que el Estado tenga ingresos y los pueda inyectar en las políticas sociales que, contra viento y marea, mantiene en marcha, para ampliarlos y mejorarlos. Para poder subir, en su tiempo, los salarios que no han subido porque no tenemos dinero para hacerlo… No es tan difícil de entender, Harry. Todo esto es para poder seguir viviendo, para poder vencer. Y venceremos

¡Wingardum!… aterricen.

CAROLA CHÁVEZ

@tongorocho

Deja tu comentario: