Cabezal Cabezal

Chavistamente: No baja el telón

Publicado: 9 de enero de 2019 a las 15:59 | Última actualización: 9 de enero de 2019 a las 16:03

"Irreflexivos, desde siempre, incapaces de frenar y repensar las cosas, su marcha hacia al abismo del fracaso no se detiene" "Irreflexivos, desde siempre, incapaces de frenar y repensar las cosas, su marcha hacia al abismo del fracaso no se detiene"

"Irreflexivos, desde siempre, incapaces de frenar y repensar las cosas, su marcha hacia al abismo del fracaso no se detiene"
Con el Mazo Dando

La dirigencia antichavista, paladines del fracaso, empezaron el año más embarrados que el anterior, que ya es decir mucho. No hay feliz año que valga cuando se tiene semejante tendencia al desastre. No hay feliz año, ni dólares, ni “comunidad internacional”, ni todos los medios del capital, ni nada, cuando se encarna la peor mezcla de estupidez y arrogancia.

Como el Escuadrón Mete la Pata, los hemos padecido, mientras se auto destruyen intentando destruirnos. Hemos visto cómo se secan, cómo se convierten en la nada que siempre fueron, a pesar de las cámaras, a pesar la de bola de dólares que le han costado a su amo, que por no tener más remedio, los sigue manteniendo.

Irreflexivos, desde siempre, incapaces de frenar y repensar las cosas, su marcha hacia al abismo del fracaso no se detiene si siquiera cuando ya están en el fondo, arañando el subsuelo. Y así empiezan este año, más locos y más pulverizados que nunca, todos creyendo que ahora sí llegó la hora, que ahora si es verdad, verdaíta que Maduro se va, se va, se va… Que después del 10 de enero no será presidente. Lo dicen con sus caras de tabla, como han venido diciendo desde que lo elegimos, que no es, que es cucuteño, que abandonó el cargo, que ya se fue, la Salida, que el quiebre, que… Pero el 10 de enero sí, o sea, you know…

Para sacar a Nicolás han tienen una especie de coreografía internacional como creada por el Coyote de el Correcaminos. Un show en dos escenarios uno en Orlando y otro en Lima, a ser retransmitido a nivel mundial. El elenco, la Asamblea en desacato con un nuevo presidente guarimbero, Almagro, El Grupo de Lima, un conveniente saltador de talanquera para darle picante al asunto y los infomercenarios de siempre, como siempre. 

Sube el telón por allí: En la tierra de Mickey Mouse aparece Carla Angola, salivante, anunciando que un magistrado chavista “desertó” y quiere hablar. Aparece el magistrado y dice todo lo que los escuálidos quieren oír, aunque ya todo eso lo han dicho tanto, que había que decir más demoledor, algo así como que el general González López había sido desaparecido por la dictadura de Nicolás y que desde diciembre nadie sabía nada de él. Temía, el tal magistrado haciendo pucheros, que el general estuviera muerto, y exigió una fe de vida o algo, preferiblemente su cadáver.

Sube el telón por allá  y sale el grupo de Lima, una selecta banda de perritos simpáticos moviendo la colita para Mike Pompeo. Celebran una reunión importantísima de la que saldrá una declaración que pondrá a Maduro contra las cuerdas, esta vez sí. En plena puesta en escena, los mariachis callaron, o peor, trajeron su propia canción de respeto y dignidad. Y ya no fueron catorce, sino trece los gobiernos metidos en el show imperial.

Ignorando que el trece es un número de mala suerte, lanzaron una declaración pavosísima: Que si Maduro es ilegítimo, que el resto de los Poderes venezolanos también, que el único poder legítimo es la Asamblea Nacional (que estaba tras bastidores esperando su turno, para tomar la declaración de Lima como el testigo en este relevo extra fronterizo que terminaría relevando a Nicolás). Piden que Nicolás entregue el poder a la AN y hacen un llamado a la OEA para que aplica la Carta Democrática que no pudo ni podrá aplicar, porque es por eso justamente existe el Grupo de Lima, porque de los 33 países miembros de la OEA solo catorce -ahora trece, culpeAMLO, tienen perritos simpáticos. Por eso, porque no podían, tuvieron que irse a mover la colita a otro lado. 

El cuento es que hasta ahí la declaración servía para montar el show y hacer ruido contra Venezuela pero, como esa tarde el amo Pompeo los estaba sobando, los perritos se pasaron de simpáticos, y vueltos locos, incluyeron en la declaración un punto que, si unos no los conociera, llegaría a creer que fue un sabotaje interno, pero ya los conocemos. Por arrasatrados, incluyeron un punto extra nefasto a una nesfasta declaración que, según ellos, pondría a Nicolás en jaque, y que terminó poniendo en jaque mate a la oposición.

“9. Condenan cualquier provocación o despliegue militar que amenace la paz y la seguridad en la región. Hacen un llamado al régimen de Nicolás Maduro y a las Fuerzas Armadas de Venezuela para que desistan de acciones que violen los derechos soberanos de sus vecinos. En ese sentido, manifiestan su profunda preocupación por la interceptación realizada el día 22 de diciembre de 2018 de una nave de investigación sísmica, por parte de la marina venezolana dentro de la zona económica exclusiva de la República Cooperativa de Guyana.”

Pues no, Chacumbele: resulta que la acción a la que se refieren los perritos ocurrió en aguas jurisdiccionales venezolanas. Sin lugar a dudas lo sabemos porque toda la operación fue grabada y el capitán Hernandez se aseguró de preguntar, no una sino tres veces, su ubicación al capitán de la nave intrusa. Tres veces dio la coordenadas antes de retirarse el barco de Exxon mientras reconocía estar en aguas venezolanas. Ahora la oposición tiene la papa caliente de la traición a la Patria quemándoles las manos, porque apoyar la declaración de Lima, implica negar el derecho de Venezuela sobre su territorio. Los perritos ni siquiera les dejaron una grietica por donde escurrirse con disimulo. 

Todo se derrumbaba a dos días de la juramentación. Otra vez el antichavismo se aferraba a la débil cuerdita del saltador de talanqueras, de un nuevo Luiso Marvelio, encarnado en el magistrado que aportaría pruebas definitivas acabar con el chavismo. “¿Tiene pruebas físicas de todo esto que nos está contando?” –le preguntaron los periodistas– “"No tengo pruebas físicas, pero sí elementos testimoniales para concatenar en las investigaciones de corrupción en el país”… Oh, my God!

Como siempre, volvían a quedar en pelotas, solo les quedaba a la mínima esperanza de que la mentira del asesinato de Gonzalez Lopez se convirtiera en verdad, pero no, Gonzalez López no estaba muerto, estaba de parranda, y el salto del magistrado terminó siendo un salto a la nada. Son la nada, y nada con nada suma nada.

No baja el telón. Siguen montados en el mismo guión que nunca cuaja, sin querer cambiar nada, sin poder cambiar nada porque ellos no se mandan. Mientras tanto, nosotros los chavistas nos juramentamos con Nicolás, con la verdad, con dignidad, con amor por este país que, a pesar de los guiones, sigue y seguirá en paz porque nosotros venceremos.

CAROLA CHÁVEZ
@tongorocho