300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

El excremento del Diablo

Publicado: 16 de agosto de 2021 a las 09:23 PM | Última actualización: 16 de agosto de 2021 a las 09:40 PM

Desde ese 15 de agosto el US dólar no vale nada,  prácticamente vale menos que el precio del papel de seguridad bancaria Desde ese 15 de agosto el US dólar no vale nada,  prácticamente vale menos que el precio del papel de seguridad bancaria

Desde ese 15 de agosto el US dólar no vale nada, prácticamente vale menos que el precio del papel de seguridad bancaria
Internet

Ayer, Agosto 15 de 2021, fue el 50 aniversario de una de las tantas  atrocidades  cometidas por  Richard Nixon durante su mandato presidencial. Medio mundo quedó perplejo cuando cerró la “Ventana del Oro”: mecanismo standard que daba respaldo al US dólar, cuyo valor estaba anclado al precio invariable de $35 la onza del áureo metal. Siendo moneda de reserva internacional, esta  sorpresiva e inconsulta decisión, fue una bofetada a los socios de la post guerra (Inglaterra, Canadá Francia, Alemania, Bélgica, Francia y Holanda), cuyas monedas a sus vez estaban amarradas a una tasa de cambio fija con la divisa norteamericana.

Por la vía de los hechos, Nixon dio una patada a la mesa de la estabilidad cambiaria establecida en 1944 y fulminó los acuerdos de Breton Woods. Quedó abierta de par en par la puerta del neoliberalismo salvaje  y el comienzo de los peores ciclos económicos del capitalismo occidental que han desatado crisis de hambre y pobreza dentro y fuera de los Estados Unidos.  Crisis que  siempre vienen  acompañadas de invasiones, guerras preventivas y golpes de Estado, como fórmulas para apalancar la economía  imperial basada en una moneda ficticia.

El US dólar es una fábula de papel moneda,  respaldada por la mitomanía hollywoodense - léase un sofisticado tinglado de alta tecnología digital del entretenimiento que se ha constituido en el verdadero opio de los pueblos - es una daga de doble filo que empobrece tanto a sus propios nacionales como a países objeto de saqueo por sus recursos vitales (agua, minerales, o recursos forestales) o despojo de sus territorios por su posición geo estratégica. Los poderosos lobbies del  aparato corporativo industrial armamentístico - petrolero, farmacéutico, comunicacional y sionista son las plataformas que sustentan a esta especie Monkey money (dinero gorila) o  monstruo de papel. 

Por su parte los botones del maletín presidencial nuclear es el elemento disuasivo, junto con los marines, encargados de amedrentar al mundo entero para que la insignia monetaria circule bajo el signo del terror intoxicando la economía mundial. Gracias a Dios el maletín nuclear ya no esta en manos de Donald Trump. Cierto es que  Mister Biden no es un patán tóxico, engreído narcisista, megalómano delirante, prepotente y arrogante; pero como buen Demócrata, es mucho más sibilino. Esto lo hace un sujeto de altísima peligrosidad.

Desde ese 15 de agosto el US dólar no vale nada,  prácticamente vale menos que el precio del papel de seguridad bancaria en el que está  impreso. El US dólar paso a convertirse en una herramienta financiera de destrucción masiva al servicio de la mafia bancaria internacional  cuya sede principal esta ubicada en  ese garito de apuestas que se llama Wall Street. Este paso abrupto, abrió la caja de pandora del dinero fiduciario, especie de falacia de libre circulación, sin valor real, que se imprime incontrolablemente para empobrecer a pueblos enteros, subyugar economías menores, subvaluar las materias primas y  caer como un martillo sobre el clavo de todas las riquezas del mundo. Es el excremento del diablo.

Al eliminar de facto la convertibilidad del dólar en oro, Nixon abolió de manera unilateral el sistema de Breton Woods, siendo reemplazado por el sistema de la libre fluctuación fiat, sujeto al régimen ambiguo de la libre oferta y demanda. Gozando a su vez del exorbitante privilegio de  imprimir, sin control alguno, el dinero que le venga en gana. Este paquidermo monetario encerrado en una cristalería y su ente emisor, la Reserva Federase, se han encargado de destruir las balanzas de equilibrio de la  economía mundial y muy especialmente la de los países en vías de desarrollo. Desde 1971 han sobresaturado el mercado con  esta basura tóxica,  inyectando su venenosa carga monetaria, de consumo obligatorio, a todos los países en general y a Latino América en particular. Es una trampa jaula caza bobos que en su oportunidad Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Lula da Silva supieron desarticular en el escenario de la Cumbre de las Américas en el Mar del Plata (4/5 noviembre de 2005) al neutralizar las intenciones de someternos a los Tratados de Libre Comercio  que con cara de póker G.W. Bush traía bajo la manga. 

Algunos países como Francia, con algunos vestigios de dignidad y remanentes de honor patrio, enviaron de ipso facto sus fragatas de guerra a las costas de Nueva York para retirar todo el oro que le había confiado al Tío Sam. Otros sumisos y pusilánimes no lo han recuperado. Han pasado 50 años de esta funesta fecha que  conmemoró la defunción del US dólar/oro y  Alemania no encuentra la vía amistosa para que los Estados Unidos reintegre cabalmente las 1.236 toneladas germanas  que tienen almacenadas en las bóvedas de Fort Knox. Después que la CIA  ha espiado, sin límite alguno, a Ángela Merkel,  y Donald Trump le ladró públicamente en una conferencia de prensa,  parece que renunciaron a ellas.

En la cúspide de la pirámide, impresa al reverso  de todos estos billetes de pacotilla, esta simbolizado el Ojo de Dios que todo lo vigila,  y al centro reza la presuntuosa frase: “In God We Trust (Confiamos en Dios)”, ergo debemos entregarnos, a ojos cerrados, a esa chatarra monetaria, la menos confiable en toda la historia de la humanidad. El mismísimo Dios impreso y acuñado en forma de  dinero, la moneda ungida, cargada de idolatría,  el becerro de oro, tótem y fetiche a la vez. Dios avalando y proclamando el US dólar.  Haría falta otro Martín Lutero para acabar con esta farsa de billetes falsos y falsos predicadores y clavar en la puerta de la Casa Blanca un nuevo manifiesto revolucionario que ponga fin a esta moneda mercenaria que invoca a Dios para masacrar pueblos enteros en nombre de la libertad.

La metamorfosis del US dólar, de príncipe a batracio,  ocurrió en Camp David,  luego de tres días de encerrona, Richard Nixon y  sus asesores saltaron al vacío. A pesar de las advertencias de D.D. Eisenhover, el aparato industrial militar llevó a los Estados Unidos a dos estruendosos fracasos militares en Vietnam y Corea. El desbocado gasto militar originó  agujero negro fiscal indetenibles hasta la fecha de hoy, una  brecha insalvable de deudas pendientes, un abismo de obligaciones no cumplidas, inflación galopante, desempleo y salarios insuficientes, todo ello siempre bajo la amenaza  de una inminente recesión.   Nixon tenía sobre el cuello la espada de Damocles de la no re-elección para otro periodo presidencial. Un presidente desesperado  tomo una decisión apresurada, a tontas y a locas,  como elefante en cristalería desbarató todos los frágiles hilos de la economía doméstica e internacional. Un año después el Caso Watergate dará testimonio del infierno de delirios tremens, excesos de alcohol, arrogancia extrema, amenazas de suicidio, discursos en solitario ante los retratos de anteriores presidentes, abuso de poder, soledad paranoica y megalomanía ramplona, en la cual estaba sumergido este  patético  Ciudadano Kane” de la Casa Blanca.

50 años después de aquella cadena televisiva en la cual Nixon eliminó la convertibilidad del dólar en oro,  esta moneda sigue hundiéndose en las arenas movedizas del déficit fiscal, el desempleo, altos índices de pobreza estructural (57 millones de pobres), analfabetismo, falta de servicios médicos comunitarios, culto a la violencia y una trillonaria deuda externa. Rusia lo elimina de sus fondos de reserva. China  destrona a USA y es la locomotora que impulsa la economía mundial, es la mayor tenedora de bonos de la deuda estadounidense y la factoría industrial más grande del planeta.  Poco a poco el oro (hoy a $1.773,85 la onza troy) regresa como respaldo seguro de reservas internacionales.

Hoy día todos los países  se preparan para tener una moneda respaldad por oro. En  Venezuela solo se han efectuado a la fecha exploraciones geológicas en 13.000  de los casi 5.000.000 km cuadrados que encierra el Macizo Guayanés. Las perforaciones efectuadas en esa breve extensión arrojan los siguientes resultados:

“Sólo en el área cuatro del Arco Minero del Orinoco estamos estimando que existan 8.000 toneladas de oro inferido. Tenemos certificadas 2.300 toneladas de esas 8.000. Eso nos colocaría como la segunda reserva de oro del mundo, pero podríamos ser la primera. (https://www.conelmazodando.com.ve/venezuela-podria-tener-la-reserva-de-oro-mas-grande-del-planeta)
De nosotros depende decidir que la futura divisa mundial dependa de nuestro oro, o entregarlo a cambio de la esperanza de recibir alguna limosna de papel verde sin respaldo. (Luis Brito García – Últimas Noticias, sábado 07/08/2021)”.

Los Estados Unidos de Norte América es una superpotencia técnicamente quebrada.  Han inventado un sistema hidráulico de fracturación de la corteza terrestre para extraer gas y petróleo fosilizado (piedra o pizarra) cuyo costo de producción ($80/barril), esta por encima del valor de mercado. Esto esta alimentando una de las más peligrosas burbujas financieras que puede hacer colapsar su economía en cuestión de días. El déficit fiscal es un foso sin fondo que se traga todos los recursos a su alcance, la deuda externa es impagable, los pasivos sociales lanzan a las calles de la pobreza a más de 57 millones de norte americanos (as), quienes duermen al aire libre o  en campamentos urbanos sin los servicios esenciales, el consumo de opiáceos se ha convertido en una epidemia que mata diariamente por sobredosis a miles de adictos, el culto a la violencia se manifiesta en balaceras espontáneas que matan a jóvenes inocentes en edad escolar o universitaria a manos de sus propios compañeros de clases. Estados Unidos es una galería de retratos hablados de todos los delincuentes de cuello blanco  que operan desde la Casa Blanca y  los centros de poder financiero para sancionar, acorralar y masacrar a naciones libres y soberanas. Es como una máquina socavadora de la independencia e identidad de todas las naciones Estado del planeta.

Por estas y muchas razones más, que no dan cabida para vacilaciones, el proyecto bolivariano de integración regional y mundial del comandante Hugo Chávez y sus propuestas revolucionarias para el fortalecimiento de nuevos polos de producción e intercambio son  las puntas de lanza que avanzan desbaratando mitos, combatiendo absurdos y encontrando en nuestras conciencias revolucionarias las minas de luz de nuestras propias verdades,  nuestras verdaderas fortalezas y armas de contra ataque.

¡Vacilar es perdernos! ¡Nosotros Venceremos!

ALEJANDRO CARRILLO


Deja tu comentario: