Cabezal Cabezal

¡El guiso de los campamentos! Otra modalidad de la derecha para robarse la “ayuda humanitaria”

Publicado: 27 de junio de 2019 a las 00:15 | Última actualización: 27 de junio de 2019 a las 00:20

Juanito Alimaña en el teatro humanitario en Yaracuy Juanito Alimaña en el teatro humanitario en Yaracuy

Juanito Alimaña en el teatro humanitario en Yaracuy
Foto: Agencias

El Patriota Charapí informa: 

Ocurrió lo de siempre. Iniciando la mañana del sábado 22 de junio de 2019 en la población de Yaritagua (Yaracuy) comenzaron a llegar varios camiones de aspecto sospechoso, horas más tarde aparecían varios toldos, mesas, sillas, barandas y un lote de cajas muy peculiares, no muy pesadas por cierto. 

A la vista de los residentes del lugar, extrañados por la instalación de lo que parecía un teatro móvil, se despejaba la interrogante de lo que ocurría en esa mañana nublada del pasado sábado. Una pancarta develaba que se trataba de otro guiso, a los que están acostumbrados a montar en la oposición criminal para justificar la plata de la “ayuda humanitaria”.

Algunas personas que desconocían la patraña organizada por la oposición criminal se acercaban muy cautelosas, evitando ser víctimas de los fotógrafos y camarógrafos de varios medios de comunicación privados que merodeaban en el lugar.

De las intrigantes cajas sólo salían refrigerios compuestos por un pan con mantequilla y queso, acompañados de un bocadillo, los cuales eran entregados con total discriminación, sólo a las personas identificadas con Voluntad Popular, dejando por fuera, inclusive, hasta algunos adecos-copeyanos. 

Luego, de manera imprevista, se presentó en el supuesto campamento de “ayuda humanitaria” el autor intelectual del desfalco de Cúcuta, el mismísimo Juanito Alimaña, quien sin saludar a las personas presentes, sólo le dio la cara  a los camarógrafos y periodistas, manifestó con el mayor descaro que estaba realizando grandes esfuerzos para mantener los campamentos donde se ha dado atención a más de 120 mil personas a nivel nacional. 

No pasaron los 10 minutos de la llegada del Alimaña de Juanito al teatro humanitario cuando velozmente se fue del lugar sin, ni siquiera, mostrar la cortesía con las humildes personas atraídas por otro engaño populista de la oposición.

Como era de esperarse ya en horas de la tarde,  lo que era un campamento con toldos había desaparecido, así como ocurrió con los supuestos refugios y campamentos de marketing supuestamente instalados en Cúcuta y otras ciudades fronterizas de Colombia. 

Se escucharon comentarios de que Juanito Alimaña y sus cómplices se encuentran inflando cifras y costos para ocultar otro gran guiso que está por conocerse, pero que va más allá de los 100 mil dólares donados por los Kennedy.

En San Cristóbal, el día de ayer martes 25 de junio copiaron el mismo teatro humanitario e instalaron otro campamento, el cual también desapareció después de las numerosas tomas fotográficas. 

Así será el gran guiso, un festín. 

Deja tu comentario: