Cabezal Cabezal

¡El miedo es libre! Vea por qué la oposición anda con los nervios de punta

Publicado: 14 de agosto de 2019 a las 23:18 | Última actualización: 14 de agosto de 2019 a las 23:47

Oposición venezolana Oposición venezolana

Oposición venezolana
Foto Internet

El patriota "Come uña" nos informa: 

El inocultable temor observado últimamente en la oposición venezolana no es tanto por la Asamblea Nacional Constituyente, este pavor es más bien por las inminentes elecciones parlamentarias que se avecinan. Sus "supuestos liderazgos" se ponen en dudas, se les acaba la manguanga, los viales , los hoteles, las millas aéreas y los viáticos de 30 $ que le paga el imperio. 

El melodramas orquestado por Juanito (Juan Guaidó) y su banda se inició el pasado domingo 11 de agosto en horas de la tarde, cuando el miedo, la angustia y el nerviosismo los embargó luego de recibir una llamada telefónica, la noticia no fue de mucho agrado para el golpista, quien bajo el pánico de quedarle mal a su tutor observó la llegada de la noche sin que nadie lo acompañara, aún cuando en varias ocasiones hizo el esfuerzo de citar al zorro viejo de Henry Ramos Allup, cosa que no ocurrió. 

Ya para el lunes lo inevitable tenía que ocurrir, para no quedar solo Juanito Alimaña optó por desgarrarse sus complejos y soberbias para reunirse con Ramos Allup, no una sola vez, sino tres veces, así estaría este señor. 

El lugar del fatídico encuentro fue la lujosa quinta de Los Palos Grandes, en donde solo se escuchaban improperios, las culpas, las calumnias, si convocaban marcha o saboteaban y nuevamente sucumbían en el nerviosismo de las elecciones que se acercan y el riesgo que tienen de perder todos los privilegios. Ya al final de la tarde, casi entrando la noche los temores continuaron impregnando el ambiente de la oposición, especialmente de Williams Davila y aquellos que se encuentran fuera del país como José Guerra "Ecónomica" y el sobrio de Tomás Guanipa. 

El miedo es libre, pero a la oposición cuando le mencionan elecciones, son unos tremendos cobardes...

Deja tu comentario: