El nacimiento de una Esperanza

"Entre la venta de arañas y juegos de pelota fue creciendo ese niñito de rasgos indios dicho orgullosamente por él mismo en varios de sus discursos"
Internet

28/07/2022 02:54 PM

Y así fue como un 28 de julio de 1954 nace en el seno de una humilde familia de padres maestros en Sabaneta estado Barinas Hugo Rafael, un niñito travieso como muchos, lleno de sueños y sonrisas, el hijo de doña Elena y Don Hugo de los Reyes.

El nieto de Pedro Pérez Delgado Maisanta que en innumerables oportunidades  nos contaba sobre las aventuras y batallas de su abuelo.

Entre la venta de arañas y juegos de pelota fue creciendo ese niñito de rasgos indios dicho orgullosamente por él mismo en varios de sus discursos.

Chávez el cadete que portó con honor el sable que consagraba como el soldado de la patria que más adelante se convertiría en el Comandante Presidente, hacedor de sueños y dignificador de la vida de un pueblo sediento de justicia social.

Parafraseando al Comandante Chávez en un fragmento de aquel momento cuando sale victorioso con una gran porcentaje de votos, elegido por primera vez como presidente de Venezuela:
“Más allá de tomar el poder político del país hemos venido a pagar la deuda social que se tiene con ese pueblo abandonado durante más de 40 años”.

Hugo el Bolivariano que nos rescató e impulsó el honor del pensamiento del Libertador como bandera de lucha, orgullo nacional y dignidad. 
¡Sentimiento Patriótico! 

Chávez el que resguardó y reveló la identidad histórica que relataba la verdad de los hechos protagonizados por nuestros antecesores, los próceres a quienes le debemos lo que hoy somos y lo cuidamos como nuestro bien más preciado, la Independencia. 

Al que nos enseñó que los símbolos patrios eran nuestra carta de presentación más sagrada y que mantener el tricolor vivo y presente nos consagraba aún más como verdaderos patriotas.

Hugo el amigo, el militar, el compañero, el maestro, el padre e hijo, el hermano, Hugo el camarada. 

El amador desde la ternura de nuestros viejitos, niños, jóvenes, el que reconoció el papel fundamental que desempeñaba la mujer en la sociedad, el que a través de la
Ley impulsó el hecho del respeto de los derechos laborales a la clase obrera, Chávez el que nos enseñó que nuestros indígenas son un tesoro que debemos sentirnos orgullosos de ellos y sus costumbres ancestrales.

Hugo era ese humanista que detenía su caravana presidencial para solventar una situación ante el dolor de un animal, dejándonos una de sus mejores frases que jamás olvidaremos:

“La capacidad de amar es infinita, desarrollémosla” 

Chávez el que convirtió lo ordinario en extraordinario, con el nacimiento de las distintas misiones sociales que trajeron justicia social a la vida de millones de personas, venezolanos y extranjeros que vieron y fueron testigos de que alguien se acordó de los pobres y puso a valer sus derechos que desde el nacimiento se nos otorga y que fueron olvidados en la cuarta República, derechos plasmados en la constitución, cimiento perenne de la palabra del Comandante.

Chávez que con su visión desde el Bolivarianismo soñaba con la unidad de la Patria grande que entonara una sola voz contra el imperialismo que hoy retumba aún en las luchas de los pueblos del mundo.

Un líder reconocido, querido y respetado a nivel internacional, amigo de muchos, incómodo para otros porque el verbo de Chávez les era piedra en el camino por su hermosa insistencia que un mundo mejor y más justo era necesario para todos y todas.

Al momento de partida física  escuchamos por las calles decir que Chávez cerró sus ojos pero dejó abiertos los de millones de personas que honran su memoria desde amor y la lealtad, con la convicción inquebrantable que la justicia social es la bandera que siempre con firmeza debemos izar.

¡Chávez, siempre Chávez!

¡Hasta la victoria siempre!

YNDIRA L. TORREGROSA V. 
@YndiTorregrosa

Comparte esta noticia: