El valor del refugiado depende del color de su piel

No son muertes, son asesinatos
elpais.com

12/07/2022 04:00 PM

Asesinaron a 37 africanos al intentar trepar un muro en la frontera de Melilla, ciudad española situada en el norte de África, a orillas del mar Mediterráneo. Se trata del episodio más brutal y con mayor número de víctimas en la zona europea.

Es simple, salvan y ayudan dependiendo del color de la piel. Esta práctica racista se hace evidente, sobre todo en los últimos días en la que casos como éste, se repiten causando dolor, vergüenza e indignación a una parte de la población mundial.

Ante la masacre en Melilla, el presidente español Pedro Sánchez expresó que “ha sido un asalto violento, bien organizado, bien perpetrado y en este caso, yo creo que bien resuelto por parte de los dos cuerpos de seguridad, tanto de España como de Marruecos, quiero agradecer también el trabajo del Gobierno marroquí”.

Estas declaraciones indignaron a una parte de la población que tiene claro que todos somos humanos, sin diferencias de razas, como lo explica la doctora Adela Cortina, profesora de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Valencia, España,  y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. “Es imposible no comparar la acogida entusiasta y hospitalaria con la que se recibe a los extranjeros que vienen como turistas con el rechazo inmisericorde a la oleada de extranjeros pobres”, dijo refiriéndose al trato entre refugiados ucranianos y africanos.

Sánchez afirmó que "España aspira a ser ejemplo de solidaridad" en la labor de acogida de refugiados ucranianos y recordó que su país fue también de exiliados que tuvieron que "huir del horror" cuando la Guerra Civil y la dictadura. Unos 134.000 ucranianos han llegado a España, y alrededor de 64.000 se encuentran bajo la orden de protección temporal desde que comenzó el conflicto con Rusia.

Sin embargo el director de Amnistía Internacional España, Esteban Beltrán. planteó este viernes que “las autoridades españolas deben tomar una decisión sobre si quieren cumplir con el derecho internacional en sus fronteras” y criticó la doble cara de España. "Brazos abiertos para refugiados ucranianos y brutalidad en Melilla, no podemos un día acoger con los brazos abiertos a quienes escapan de la guerra y al día siguiente golpear con extrema brutalidad a quienes saltan un muro”, aseguró al respecto.

Por otro lado, la posición del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se esperaba más contundente, teniendo en cuenta su comportamiento en 2019 en su visita a la guajira colombiana para reunirse con migrantes venezolanos. La actriz Angelina Jolie, quien es la representante especial de ACNUR, en 2019 declaró que “esta es una situación de vida o muerte para millones de venezolanos” y lo ratificó en una conferencia de prensa, al agregar que “no es posible ponerle un precio al apoyo que Colombia, Perú y Ecuador le están dando a las personas de Venezuela, porque de eso se trata ser humanos”.

De manera inesperada, los comentarios de instituciones como la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y ACNUR se han limitado a expresar su profunda tristeza y preocupación por las personas que asesinaron o resultaron heridas al intentar saltar el muro que separa a Nador, en Marruecos, de Melilla, en España. La señora Jolie no ha emitido comentarios al respecto.

Tampoco hubo pronunciamiento por parte de la señora Bachelet, quien a pesar de ser la Alta Comisionada de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sólo ha solicitado “depurar responsabilidades ante lo ocurrido”.

De acuerdo a estas posturas, parecieran existir clases de refugiados y que salvarlos de las aguas va a depender del color de piel y país de origen.  

Comparte esta noticia: