Cabezal Cabezal

Eliminar las misiones, recurrir al FMI y entregar la soberanía son las propuestas de Henri Falcón

Publicado: 12 de abril de 2018 a las 16:57 | Última actualización: 12 de abril de 2018 a las 16:59

Candidato opositor Henri Falcón Candidato opositor Henri Falcón

Candidato opositor Henri Falcón
Foto internet

Recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI), privatizar industrias estratégicas como Corpoelec, que Pdvsa no siga subsidiando las misiones sociales, incrementar progresivamente las tarifas de los servicios públicos, son parte de las medidas que aspira aplicar Henri Falcón en el supuesto negado que resulte electo presidente de la República, el venidero 20 de mayo.

La guinda del pastel de las propuestas neoliberales del exgobernador del estado Lara es la dolarización del salario. Todos sus planes de gobierno han sido dados a conocer a cuenta gotas por su asesor financiero, el economista Francisco Rodríguez.

Este personaje reveló que un supuesto gobierno de Falcón buscaría financiamiento de organismos aliados de Estados Unidos (EEUU), como por ejemplo el Fondo Monetario Internacional (FMI), la misma instancia a la que recurrió Carlos Andrés Pérez en 1988 cuando aplicó el paquete neoliberal.

Eliminar las misiones y aumentar regalías a empresas extranjeras

Como si esto no fuera poco, Rodríguez, asomó que en un supuesto gobierno de Falcón, Petróleos de Venezuela (Pdvsa) las misiones serían eliminadas, así se desprende cuando asegura en una entrevista que concedió al diario Panorama y que el rotativo publicó el pasado 25 de marzo que: “Me concentraría más en eliminar la distorsión cambiaria y macroeconómica, en eliminar los impuestos regresivos, en eliminar las contribuciones sociales de Pdvsa, que tendría que hacer el Estado con los recursos de la industria, no directamente Pdvsa”.

Además, de ganar Falcón su gobierno propondría una modificación en la Ley Orgánica de Hidrocarburos, instrumento que permitió al Estado recuperar el control de sus recursos naturales, los cuales fueron saqueados durante años por empresas transnacionales.

Con esta norma que fue promulgada el 13 de noviembre de 2001, y que entró en vigencia el 1 de enero de 2002, el Gobierno del Comandante Eterno Hugo Chávez, logró migrar los convenios operativos y las asociaciones estratégicas, convirtiéndolas en empresas mixtas en las que Pdvsa tiene el 60% de participación, además, ahora el operador petrolero paga 33,33% de regalía al Estado y un impuesto petrolero de 50%.

Una supuesta administración de Falcón modificaría esta norma “para que inversionistas extranjeros puedan tener control mayoritario”, dijo Francisco Rodríguez.

Privatización e incremento de las tarifas de los servicios públicos

De ganar Falcón volveríamos a la época de la IV República donde varias de las empresas estratégicas del país estaban privatizadas y controladas por la burguesía nacional. De aplicarse estas medidas las tarifas de los servicios públicos serían incrementadas.

También hay casos como el de Corpoelec, cuyo problema es de tarifas, yo estaría totalmente de acuerdo en tener participación privada en Corpoelec (…) Las actuales tarifas, al igual que el precio de la gasolina y de otros servicios públicos no permiten generar suficientes recursos para invertir y mantener la capacidad productiva y además tampoco incentivan un ahorro de recursos (…). Cómo salimos de esto, nosotros tenemos que ajustar las tarifas de los servicios públicos, como electricidad y gasolina (…)”, reveló el asesor económico de Henri Falcón.

De acuerdo con Rodríguez el aumento de las tarifas de los servicios públicos sería a la par con la “recuperación del salario”.

Además el asesor económico de Henri Falcón también planteó en la citada entrevista limitar la participación del Estado en el área productiva del país.

Nosotros queremos construir una economía moderna en la que el sector privado sea el principal actor del crecimiento, donde exista un Estado fuerte que regule y que haga las cosas que debe hacer, un estado que pueda invertir en salud, en infraestructura, pero donde el vigor del crecimiento, de la productividad, de la innovación lo tenga el sector privado”, planteó.

Entrega de la soberanía al dolarizar la moneda

La propuesta más reiterada por Henri Falcón y por parte de su equipo de campaña es aplicar la dolarización del salario, medida que acabaría con el Bolívar como moneda nacional.

El asesor económico del abanderado presidencial de Avanzada Progresista, Copei y Mas, explicó que para implementar la dolarización aplicarían dos caminos: “primero, se cambian todos los depósitos y el dinero que hay en circulación en la economía a dólares a una tasa de cambio que, si implementáramos el programa hoy, estaría aproximadamente a Bs. 70.000 por dólar, que puede ser más alta cuando asumamos, porque el tipo de cambio paralelo crece de forma desorbitada (…)”.

Agregó: “Lo segundo es que el sector público migra totalmente a dólares y los salarios del sector público se pagan en dólares y los compromisos del sector público también, pero también los impuestos que paga la gente pasan a dólares, luego está la adecuación de la economía privada a dólares que se hace bajo un esquema voluntario, pero eso sí, con un salario mínimo que va a estar fijado en dólares con un tipo de cambio que se va a mantener estable”.

De aplicarse esta medida el bolívar dejaría de existir, algo que iría contra la constitución, pues es la moneda oficial.

La propuesta de dolarización no ha sido aceptada por todo el equipo de campaña de Falcón, entre ellos, Enrique Ochoa Antich, encargado del voluntariado de la campaña electoral del abanderado opositor, quien ha señalado que una medida de este tipo sería entregar la soberanía.

En lo personal tengo dudas porque sé que, de entrada, implica una cesión de una parte de nuestra soberanía porque desaparecería el Banco Central, ya que no produciríamos dinero. El Banco Central termina siendo la Reserva Federal de Estados Unidos”, dijo en una entrevista que concedió a la Iguana y que el portal web publicó el pasado 27 de marzo.

A lo que se refiere Ochoa Antich es al señoriaje, es el porcentaje que se paga (al país emisor) por cada billete emitido. Es decir, Venezuela tendría que pagar un porcentaje por cada billete que circule en la economía venezolana.

Cuando dolarizas la economía, la política monetaria va a depender del país emisor de la moneda. Entonces la política monetaria de Venezuela queda supeditada a la política monetaria de los Estados Unidos.

Las propuestas de Falcón y de sus asesores económicos no son más que las recetas económicas que aplicó el Fondo Monetario Internacional en Venezuela en la década de los 80 y 90 en Venezuela y en países de América Latina, medidas que sigue aplicando este organismo en Argentina, nación donde constantemente suben los servicios públicos, y donde el Gobierno de Mauricio Macri ha venido aplicado recortes para gastos y planes sociales.

     

Deja tu comentario: