300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

En 1976 fue vilmente asesinado el revolucionario Jorge Rodríguez

Publicado: 25 de julio de 2018 a las 12:00 PM | Última actualización: 25 de julio de 2018 a las 12:30 PM

La noticia criminis de José Vicente Rangel permitió establecer la verdad. La noticia criminis de José Vicente Rangel permitió establecer la verdad.

La noticia criminis de José Vicente Rangel permitió establecer la verdad.
Foto: Internet

El 25 de julio de 1976,  hace 42 años, durante la primera presidencia de Carlos Andrés Pérez,  fue vilmente asesinado Jorge Rodríguez, padre del actual ministro del Poder Popular para la Comunicación, a manos de los esbirros Braudio Gudiño La Cruz, Guillermo Zambrano Salazar, Itamar Ramírez y Juan Álvarez Díaz, autores materiales por parte de las fuerzas represivas del puntofijismo.
 
Rodríguez es recordado porque se destacó como dirigente y combatiente socialista, nacido en Carora  estado Lara, el 16 de febrero de 1942.
 
Al ingresar a la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela (UCV) asumió responsabilidades de dirección estudiantil, entre las que se destacó como delegado ante el Consejo Universitario en 1966.
 
En 1972 se enfrentó a las fuerzas que quisieron cerrar la universidad. Durante el primer Gobierno de Rafael Caldera fue detenido por el Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (Sifa), y desde allí dirigió la huelga de hambre de los presos políticos.
 
El 19 de noviembre de 1973 convocó a la creación de la Liga Socialista, en la que se desempeñó como Secretario General, hasta su asesinato.
 
En 1976, los autodenominados Grupos de Comando Revolucionarios secuestraron al vicepresidente de la Owens Illinois, Williams Frank Niehous, hecho que justificó las acciones del Gobierno de Pérez contra las libertades democráticas establecidas en la Carta Magna.
 
Con el pretexto de la búsqueda del industrial norteamericano, que fue rescatado en junio de 1979,  se persiguieron y ajusticiaron líderes estudiantiles, revolucionarios y dirigentes sociales.
 
Después  de su detención, en la avenida Sucre, frente al liceo Miguel Antonio Caro, al dirigente Rodríguez lo llevan a un paraje solitario de la carretera Panamericana, vía a los Altos Mirandinos.
 
Allí fue torturado a fin de que revelara la ubicación del secuestrado. Por no delatar y acusar a sus compañeros, de hechos en los que además no estaban involucrados, el revolucionario recibió una golpiza extrema.
 
Fue regresado a la sede de la Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención, (Disip), donde se le extinguió la vida de a poco en una celda conocida como “tigrito”.
 
Como consecuencia de los golpes le llegó la “natural” e inevitable la muerte el 25 de julio de 1976, cuando lo anunciara el entonces ministro del Interior, Octavio Lepage, “me encontraba anoche en mi despacho preparando esta rueda de prensa cuando recibí, en de la eh en la la (sic) la noticia, la horrible noticia, de que estaba muerto en su calabozo de la Disip, Jorge Rodríguez, aparentemente de muerte repentina”.
 
Pero la realidad fue otra, su cuerpo mostró derrames internos, desprendimiento de órganos y numerosas fracturas como consecuencia de la paliza que le propinaron.
 



YVKE/CON EL MAZO DANDO
 

Deja tu comentario: