300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Guyana busca implosionar diálogo venezolano en México para satisfacer apetencias imperiales

Publicado: 13 de septiembre de 2021 a las 15:32 | Última actualización: 13 de septiembre de 2021 a las 15:38

"El inesperado pronunciamiento del  gobierno guyanés objetando el acuerdo entre la oposición política venezolana representada en la mesa de diálogo en México y el gobierno constitucional" "El inesperado pronunciamiento del  gobierno guyanés objetando el acuerdo entre la oposición política venezolana representada en la mesa de diálogo en México y el gobierno constitucional"

"El inesperado pronunciamiento del gobierno guyanés objetando el acuerdo entre la oposición política venezolana representada en la mesa de diálogo en México y el gobierno constitucional"
Internet

A raíz del proceso de negociación y acuerdo entre el gobierno con la oposición política venezolana como una alternativa para la paz y tranquilidad interna en la nación bolivariana, proceso que se ha reactivado desde la ciudad de México con el acompañamiento del gobierno mexicano, Noruega y Rusia, así como el reconocimiento de países amigos de Latinoamérica y  Europa, lo cual le imprime el carácter internacional unánime de los demás países.

Este proceso político de negociación ha arrancado con iniciativas políticas de interés nacional, necesarias para amalgamar la intención  de concertación entre los actores en disputa por el poder en el país, pero sin embargo, el elemento injerencista internacional muestra su rostro  por intermedio de interlocutores que parecen pretender torpedear  la dinámica, siendo esto una verdadera intromisión e injerencia en asuntos internos de Venezuela que vulneran su soberanía política y su autonomía para dilucidar temas que solo competen a los venezolanos.

Así pues, surge el inesperado pronunciamiento del  gobierno guyanés objetando el acuerdo entre la oposición política venezolana representada en la mesa de dialogo en México y el gobierno constitucional, su alegato ante el acuerdo nacional sobre un tema territorial no da lugar a tal consideración, puesto que no se está interponiendo acción alguna externa sino acordando entre venezolanos la posición que debe asumirse en la comunidad internacional sobre temas territoriales que vulneren la soberanía, a partir de posiciones políticas influenciadas por actores internacionales fuera del marco legal; el asunto es que el tema territorial, la oposición nunca debió parcializarse por posiciones imperiales fuera del marco constitucional y del Derecho Internacional Público como lo establecen los acuerdos suscritos para tratar estos asuntos.

Existen acuerdos entre la República Bolivariana de Venezuela y la República Federativa de Guyana que expresan consensuadamente, la manera o forma correcta para dilucidar el tema del Esequibo entre ambos países, y lo que se ha acordado en México, es que se apoye el respeto de los acuerdos suscritos y no pretensiones de una de las partes influenciada por intereses o presiones del imperialismo.

Las negociaciones respecto a la búsqueda del entendimiento y tranquilidad nacional, deben  seguirse dando en el marco del acompañamiento internacional neutral, sin inmiscuirse en los temas de negociación entre los grupos venezolanos,  con plena conciencia de que los acuerdos políticos alcanzados en el caso del tema del Esequibo, constituye un avance simbólico de unidad nacional dentro de la diversidad política necesaria en el sistema democrático participativo actual que rige dentro de la sociedad venezolana.

Los pronunciamientos del gobierno guyanés, además de constituir un acto de injerencia en asuntos internos, demuestran su reconocimiento de que la vía impulsada fuera del acuerdo de Ginebra de 1966, es un acto nulo e irrito, forjado por el imperialismo y su influencia sobre actores presentes en algunas organizaciones internacionales como lo fue también en su momento el dictamen del viciado Laudo de París de 1899, demostrado posteriormente en el Memorándum Mallet-Prevost, a razón de lo cual se estableció en el acuerdo de Ginebra de 1966, aceptar un mecanismo de negociación para una real rectificación del despojo realizado por el imperio inglés y abiertamente apoyado por el gobierno estadounidense quienes se acreditaron el derecho de representar a Venezuela en el Laudo de 1899, sin que el pueblo y gobierno venezolano dieran su consentimiento u opinión a tan aberrante hecho.

RAFAEL SOSA VARGUILLA


@rafaeliginio

 

 

 

Deja tu comentario: