La DIGEPOL decomisó una Extra de Clarín (El Venezolano, 4 de agosto 1963)

  • En esta fecha, una edición extra de Clarín cuya portada refleja las fotos de alguna de las víctimas que Carlos Andrés Pérez ordenó torturar y asesinar fue decomisada por la Digepol
  • Varios agentes allanaron la sede de Clarín destruyendo las bobinas de papel y cargando 22 mil ejemplares de esa edición que estaban siendo empacados para su posterior distribución en el interior de la República. 
  • La portada, a doble página, que titulaba “EL MINISTRO DEL CRIMEN”, fue publicada en ocasión de la destitución de Pérez por la moción de censura que condenó los abusos y crímenes cometidos desde el Ministerio de Relaciones Interiores. 
  • El diputado José Vicente Rangel, dirigente nacional de URD, estuvo presente en los talleres de Clarín. Protestó enérgicamente y acusó a los agentes de la Digepol de actuar ilegalmente sin tener orden expresa de un tribunal para efectuar el allanamiento, destruir material y decomisar los ejemplares impresos con la cara del ministro destituido y las fotos de los dirigentes de izquierda que fueron reprimidos por él hasta la muerte. 

Contexto: 

  • La década de 1959 a 1969 fue verdaderamente la época del terror en Venezuela. Tribuna Popular, El Nacional, La Extra, Izquierda, ¿Qué pasa en Venezuela? y Clarín fueron la expresión de un periodismo combativo que denunciaba la política de hostigamiento policial, torturas y asesinatos cometidos durante los gobiernos de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni.  
  • La furia adeca contra Pérez Jiménez se convirtió en furia anti comunista. La columna vertebral de la resistencia y lucha contra la dictadura fue efectuada en su mayoría por los miembros del Partido Comunista. La plana alta de Acción Democrática prefirió el exilio dorado en Nueva York. A tales efectos dejaron una retaguardia de luchadores sociales que convivieron en la clandestinidad con los comunistas y los urredistas. 
  • Betancourt consciente de esa camaradería que nace de la lucha clandestina, a su regreso de Nueva York no le tembló el pulso para tratar de exterminarla. 
  • Los brazos ejecutores de estas políticas de persecución y exterminio fueron Luis Augusto Dubuc, Carlos Andrés Pérez, Manuel Mantilla y Gonzalo Barrios. Todos hicieron sus pasantías en Estados Unidos, no obstante, el único que recibió cursos especiales en el FBI y la CIA fue Pérez, quien fuera además alumno destacado y secretario privado de su mentor político Rómulo Betancourt.

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: