LA MUERTE DE FABRICIO OJEDA (Qué pasa en Venezuela, julio 1966)

“… Hay un hecho objetivo: FABRICIO OJEDA APARECIÓ AHORCADO EN UNA CELDA DEL SIFA, cuerpo tenebroso, no solo de investigación, sino cuerpo punitivo. Decir que Fabricio Ojeda se suicidó llanamente, o hacer énfasis en las desavenencias con el Partido Comunista, es sencillamente ocultar el hecho de que Fabricio Ojeda apareció ahorcado en una celda del SIFA, prisionero solitario sometido a interrogatorios, y ocultar el hecho de las responsabilidades severísimas que recaen sobre el gobierno y sus cuerpos represivos manejado por ‘gangs’ criminales que en nada se detienen”

“Se comprende perfectamente que el diario La República, haciéndose eco de algunas publicaciones hechas por los medios de la Cadena Capriles, intenten arrojar confusión sobre la muerte de Fabricio Ojeda y dentro del seno del movimiento revolucionario, achacando la captura y suicidio a consecuencia de la pugna interna del PCV”. 

CONTEXTO: 

Un telegrama enviado por el Ministerio de la Defensa de Venezuela al Pentágono, publicado en la edición número uno de la Revista Casa de las Américas, dice: 

“Presidente Leoni recomienda al gobierno boliviano difundir la noticia de que el Che Guevara  -capturado vivo- se habría  suicidado – stop -  y ofrece enviar a La Paz experto Digepol en fabricación suicidio guerrillero prisionero – stop – el mismo experto que ocupó el caso Fabricio Ojeda – stop -”.

Al momento de la detención de Fabricio Ojeda (16 de junio 1966), Venezuela estaba conmocionada por el reciente suicidio del dirigente de URD Alirio Ugarte Pelayo, quien fuera sometido a presiones internas y expulsado de su partido. La prensa lacaya trató en vano de vincular la muerte de Ojeda a la Ugarte Pelayo, dando a entender que ambas se debían a depresión por motivo de frustración política.

En la revista LIFE del 10 de junio de 1961, mientas Fabricio Ojeda resultó el diputado electo al Congreso con el mayor número de votos, se publica un artículo dedicado enteramente a su perfil como político revolucionario, en el cual se le califica, junto con Fidel Castro, como uno de los políticos más peligrosos del hemisferio latinoamericano.

El 1º de enero de 1960, en el primer aniversario de la Revolución Cubana, Ojeda fue invitado de honor. En la Sierra Maestra, en el Pico Turquino, Castro le confirió el grado de Teniente del Ejército Revolucionario Cubano. 

Fabricio Ojeda y Ernesto “Che” Guevara son los dos únicos extranjeros a quienes se les ha conferido grados militares dentro del Ejército Revolucionario Cubano. 


REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: