Mala praxis policial y asesinatos de aborígenes (El Nacional, 20 de mayo de 1962)

Muerto de dos balazos por un agente de policía 

El agente, Jesús Ovando Guerra, adscrito al Destacamento tres de la Comandancia General de Policía, fue autor del homicidio de un ciudadano en proceso de ser identificado. El agente policial salió a medianoche ebrio de un local nocturno y propinó dos disparos a un transeúnte con quien medió algunas palabras  al tropezarlo en la puerta del establecimiento. 

Durante el gobierno de Rómulo Betancourt era noticia frecuente los excesos y brutalidad de funcionarios policiales contra ciudadanos desarmados.

Se entregan a pruebas de la matanza de 17 miembros de la etnia motilona en Perijá y Machiques 

Misioneros franciscanos del Tukuko acusan directamente a dos hacendados y sus mercenarios contratados para asesinar a 17 miembros de la etnia motilona durante incursiones a las tierras propiedad de este pueblo originario.

En la denuncia contra los hacendados se los refiere como los autores de la matanza de motilones que se rebelan contra la colocación invasiva de cercas en sus tierras, la apropiación de sus fuentes de agua, la destrucción de sus fuentes de alimentos, la violación de sus mujeres y la flagelación de miembros jóvenes de de esas tribus, quienes se niegan a trabajarles por menos de tres bolívares diarios. Sus viviendas también fueron incendiadas y sus conucos arrasados.

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: