Cabezal Cabezal

Malaverismo: El CEN de AD se reúne

Publicado: 7 de abril de 2019 a las 07:00 | Última actualización: 7 de abril de 2019 a las 08:25

Secretario general del partido Acción Democráctica, Henry Ramos Allup Secretario general del partido Acción Democráctica, Henry Ramos Allup

Secretario general del partido Acción Democráctica, Henry Ramos Allup
Internet

Después de ver las masivas marchas del chavismo que se produjeron el  sábado 6 de abril, el secretario general del partido Acción Democráctica, Henry Ramos Allup,  decidió reunir El Comité Ejecutivo Nacional –CEN- del partido para analizar la posición a seguir de ahora en adelante.

Aquella tarde del sábado 6 de abril, cuando el presidente Nicolás Maduro terminó de dar su discurso frente a la avalancha de chavistas que plenaban la Avenida Urdaneta al frente de Miraflores, Henry Ramos Allup, moviendo la cabeza diciendo que no es no, tomó su teléfono celular y llamó a Lucrecia Martinez, la señora que cuida la casa del partido Acción Democrática, allí en los Caobos, detrás de la Funeraria Vallés.

- ¿Compañera Lucrecia?

- Si, mi secretario general, ordene.

- No te vayas todavía, que voy saliendo para allá. Llámate a la presidenta del partido, la señora Isabel Carmona y al secretario nacional de organización, el compañero, Bernabé Gutiérrez, y diles que el CEN de AD se réune de urgencia.

- En seguida, mi secretario general.

Se metió el celular en el bolsillo, y aprovechcó para darle una pulidita a la falsa armadura que tiene en la sala y que compró una vez en Toledo, España. Y, viendo el retrato de su líder Rómulo Betancourt, le dijo:

-Aquí como que hay chavismo, para rato, mi presidente honorario.

Buscó las llaves del carro. Era sábado, y su chofer no trabajaba ese día. Y desde la sala pegó un grito para la cocina:

-Voy a la casa del partido, mi amor, a una reunión del CEN y ya vuelvo.

- ¿Y eso existe, mi amor? -Preguntó su esposa desde la cocina.

- ¡Claro que existe!. Y deja el jueguito que no te queda nada bien.Y si no existe hay que reinventarlo, antes de que este chavismo acabe con todo. Voy y vengo.

Subió a su camioneta Ford Explorer y salió rumbo a la casa del partido. Puso el cd para escuchar el himno del partido y asi iba pensando en qué hacer mientras escuchaba “adelante a luchar miliciano”

Cuando llegó a la casa nacional del partido y vio que Lucrecia lo estaba esperando en la puerta, por un momento se acordó del negro Encarnación: “Qué bueno salió ese negro Encarnación”- se dijo para sí. Se bajó del carro y saludó a Lucrecia, y ella le dijo:

- La señora Carmona no puede venir porque está engripada, y el señor Bernabé me dijo que si eran bromas suyas, porque el CEN no se reúne desde que Humberto Celli fue despedido del partido por Carlos Andrés Pérez.

- Entonces me voy a tener que reunir yo solo, como secretrio general del partido y como mienbro del Comité Ejeutivo Nacional.

Se fue directo al salón de reuniones y tomó asiento. Y desde su silla de secretario general, le dijo a Lucrecia:

-¿No hay un cafecto por ahí?

- No.

- ¿Y agua?

- Tampoco.

- Menos mal que hay luz.

-Yo le voy a pedir permiso para retirarme, mi secretario general, porque llegó el Clap a mi zona y tengo que buscarlo.

- Anda Lucrecia, que yo cierro la puerta.

Y, mientras Lucrecia salía de la casa nacional del partido a bucar su caja Clap, el secretario general del partido blanco, Henry Ramos Allup, viendo que estaba solo, solito, dijo una gran frase:

- Estoy más solo que Guaidó.

 

 ROBERTO MALAVER

 

 

Deja tu comentario: