Cabezal Cabezal

Malaverismos: Un escuálido en la Feria Internacional del Libro

Publicado: 10 de noviembre de 2019 a las 06:00 | Última actualización: 11 de noviembre de 2019 a las 10:10

Agapito Montiel Pérez, hombre opositor y estudioso de la gente chavista, se fue hasta la XV Feria Internacional del Libro para ver qué estaba pasando allí Agapito Montiel Pérez, hombre opositor y estudioso de la gente chavista, se fue hasta la XV Feria Internacional del Libro para ver qué estaba pasando allí

Agapito Montiel Pérez, hombre opositor y estudioso de la gente chavista, se fue hasta la XV Feria Internacional del Libro para ver qué estaba pasando allí
Internet

Agapito Montiel Pérez, hombre opositor y estudioso de la gente chavista, se fue hasta la XV Feria Internacional del Libro para ver qué estaba pasando allí.

Agapito sacó su libreta y estuvo a punto de hacer

unas anotaciones, pero prefirió escuchar primero lo que decía la gente que tenía a su lado. Estaba en el stand donde se vendían los libros que China -el país invitado- trajo a la Feria del libro y aquello era como demasiado. Grande y full de libros el local.

-Aquí están adoctrinando –se dijo Agapito.

Después que salió de allí pasó por el stand de Palestina y se detuvo a apreciar los libros que estaban allí. Un poco más allá se encontró con el stand de la India. Y estaba allí, seguido, el stand de Nicaragua y el de Bolivia, y en allí escuchó la preocupación que existía en la gente por lo que estaba pasando en ese momento con la derecha que estaba dispuesta a darle un golpe a Evo. Era sábado 9 de noviembre y decían que la derecha boliviana estaba tomando el congreso. Las preocupaciones entre la gente que estaba en el stand eran de solidaridad.

-Estamos contentos con la libertad de Lula, pero estamos mosca con el compañero Evo, en Bolivia.- dijo alguien allí cerca.

Y Agapito siguió caminando viendo los locales de libros y, sobre todo, escuchando a la gente. Un poco más allá vio un grupo de personas que conversaban con dos invitados internacionales. Se acercó y preguntó y se enteró de que eran Aranxa Tirado, abogada y escritora catalana, y Atilio Borón, periodista y escritor argentino.

-Aquí están adoctrinando –se dijo Agapito.

Siguió avanzando y decidió salir de la Plaza Bolívar y acercarse a un local para disfrutar de un refresco o una cerveza. Mientras caminaba pudo ver a un grupo de personas que discutían afuera de un local. Se acercó y vio que el local se llamaba El Cuchitril, y que los que estaban conversando allí eran Andrés Aguilar, aunque algunos allí lo llamaban Papote, y que además, iba a presentar el domingo un libro que se llama Allá viene, también estaba allí el Premio Nacional de Literatura de este año 2019, Jiménez Eman. Y Federico Ruiz Tirado, y unas mujeres discutían también con los escritores y poetas que disfrutaban. Incluso, en un momento escuchó a una cantante y al propio Jiménez Eman cantando, y se dijo:

-Carajo, estos tipos son bien alegres.

Vio que sobre la mesa tenían dos tomos de un libro que se llamaba Noticias del futuro, y además, pudo enterarse de que era una compilación que había hecho el escritor Jiménez Eman sobre ciencia ficción. Y vio llegar a un señor mayor con un libro bajo el brazo que hablaba de Bolívar. Descubrió que al señor le decían el poeta Catire Hernández D Jesús.

-Esta gente divirtiéndose y leyendo y cantando y nosotros arrechos.- se dijo Agapito.

Cuando intentó salir del local escuchó a un señor decir: "Vengo de la presentación de un libro del poeta Juan Calzadilla, allí estaban los poetas Luis Alberto Crespo y Freddy Ñañez, y todo quedó muy bien”

Agapito agachó la cabeza y salió caminando rumbo a la esquina de Gradillas. Mientras se acercaba a la esquina decía:

-Y qué carajo estamos haciendo nosotros. Pensando hacer una marcha y un grupo de Lima y Trump, y a los que tenemos que derrotar están aquí jodiendo y echando vaina. Yo como que no sigo en esta pendejada.

Entonces se acercó al stand que tenía más cerca y compró el libro El nuevo venezolano, de Luis Britto García, y después siguió rumbo a su casa, triste, muy triste.


ROBERTO MALAVER 

Deja tu comentario: