Cabezal Cabezal

Malaverismos: El embajador sí tiene quien le escriba

Publicado: 1 de diciembre de 2019 a las 06:00 | Última actualización: 30 de noviembre de 2019 a las 23:20

Humberto Calderón Berti exembajador del gobierno de fantasía de Guaidó Humberto Calderón Berti exembajador del gobierno de fantasía de Guaidó

Humberto Calderón Berti exembajador del gobierno de fantasía de Guaidó
Foto Internet

La botada por carta del embajador imaginario Humberto Calderón Berti, dejó a los miembros caídos de la oposición mirándose las caras. También la defensa del interino de parte de la periodista C. Angola, produjo la guerra de los tuiteros contra ella y el periodismo que hace. En fin, una semana de locademia de oposición.

- ¿Viste la rueda de prensa?
- ¿Cuál de tantas?
- La del embajador petrolero, Calderón Berti.
- Ya he visto como tres del mismo tipo. 
- Vente conmigo para que las sigas viendo, porque voy rumbo a la Quinta La Pipa de Guatire, y allí vamos a analizarla.
Y el hombre se montó en el Mercedes y salió rumbo a la  reunión a la que, como siempre, Ramos Allup había invitado para analizar lo que pasó en Colombia con el embajador Calderón Berti, quien dijo en la rueda de prensa que hubo corrupción con la ayuda humanitaria, y que el gobierno colombiano le facilitó pruebas de facturas falsas y de licores y prostitutas y mucho más.
Cuando los dos hombres llegaron a la quinta La Pipa de Guatire, tocaron el timbre, que sonó: “adelante a luchar miliciano”, entraron y el salón Rómulo Betancourt estaba pleno como la luna llena de miembros caídos de la oposición y Ramos Allup tenía la palabra.
- Compañeros, otra vez nos han engañado. Y a mí lo que me preocupa es que nosotros creíamos que estábamos trabajando para Juan Guaidó, pero no, estábamos trabajando para Leopoldo López, y eso es lo que más me molesta, sobre todo que nos engañen de esa manera. Eso hay que agradecérselo a Calderón Berti, que parece adeco, porque se portó como un caballero.
- Epa, por f favor, respete al partido Copei.-gritó uno de los invitados.
- Era una broma, compañero. Total, que la cosa da vergüenza general. Es decir, no tenemos moral para salir a decir nada, porque formamos parte de una sociedad de cómplices de los corruptos de la comarca. La oposición turística, como la llamó alguien por ahí, nos está embarcando en una política de albañal. Allí lo que hay es corrupción de la buena. Vean esto.
Y el hombre pulsó el control remoto y tenía recortada varias partes de la rueda de prensa, entrevista, y todo lo que había visto de declaraciones de Calderón Berti, y lo mostró en sus mejores partes declarativas. Los miembros caídos se veían como diciendo. “nos perdimos esos reales”. Y al terminar. Volvió Ramos Allup a decir.
-También acabaron con la empresa petrolera que le robamos a la dictadura en Colombia, que ya no sé ni cómo se llama. Allí sacaron a la gente que sabía y pusieron a unos mediocres y aquello se acabó, según dice Calderón, que sabe de eso, porque es su especialidad.
-¿Y dónde están Rosana y Kevin?- preguntó alguien desde la última fila.
-Esa pregunta tiene que contestarla el interino o encargado. Ese es el entorno del que habla Calderón. Ese entorno de Guaidó que nos ha robado todo y nosotros, por no llevarle la contraria al compañero Trump, tenemos que seguir cargando con ese muerto.
-Ese muerto no lo pago yo.- gritó alguien 
-Tenemos que pagarlo, compañero, porque esa  es la política –dijo Ramos Allup-.A mí lo que me molesta es que estamos trabajando para Leopoldo López, ustedes se imaginan. A ese le quedó el gustico desde que la mamá le dio el cheque de Pdvsa a Julio Borges para que fundara Primero Justicia, lo que pasa es que uno tiene que tragarse esas vainas.
-Y el 5 de enero lo nombramos otra vez presidente de la Asamblea en desacato para celebrar los robos que ha hecho y listo. –dijo alguien de la primera fila.
-Eso también es verdad. Ojala que Trump nos cambie la línea, pero esa es la línea, amigo. Yo hago estas reuniones para que nos descarguemos entre nosotros, pero ya saben, hay que seguir la línea.
- ¿Y lo de Carla Angola?- preguntó una señora encopetada que estaba en la esquina.
-Eso no es tema de nosotros. Esos paraperiodistas los pagan ellos y que se maten entre ellos. Lo nuestro es la política, con p minúscula, porque la P mayúscula la tiene Guaidó.
Y Andrés Velásquez se puso de pie y Ramos Allup le preguntó: "¿Vas a decir algo, Andrés?"
-Sí. Que venga Críspula con los tequeños.

ROBERTO MALAVER

@robertomalaver

Deja tu comentario: