Cabezal Cabezal

Malaverismos: La manifestación que no será transmitida

Publicado: 3 de febrero de 2019 a las 08:57 | Última actualización: 3 de febrero de 2019 a las 09:40

Movilización en la avenida Bolívar de Caracas Movilización en la avenida Bolívar de Caracas

Movilización en la avenida Bolívar de Caracas
Con el Mazo Dando

Miles de defensores y defensoras del país, se reunieron en la Avenida Bolívar, en Caracas, para darle un fuerte apoyo al presidente Nicolás Maduro, y para decirle al mundo, y sobre todo a Donald Trump, que Venezuela se respeta.

 

Desde tempranas horas  de la mañana la Avenida Bolívar empezó a llenarse de gente que llegaba y se saludaba y se abrazaba, con la bandera venezolana en sus manos. La ondeaban al viento alegres y dispuestos a salir siempre al frente a defender a su patria.

Mientras en Las Mercedes, en el este de Caracas, la gente de la oposición también se reunía en la Plaza Alfredo Sadel, para darle apoyo a  Trump. Una bandera norteamericana estaba fija en la tarima como una demostración del amor que sienten por ese país. También se escucharon allí las notas del himno de los Estados Unidos. Y una estatua de la Libertad con los colores de la bandera nacional, amarillo, azul, y rojo, y con la cara del autojuramentado, se paseaba por la calle.

Dos manifestaciones. Dos países. Venezuela y Estados Unidos. Sin embargo, en la Avenida Bolívar, las caras de la gran mayoría eran de alegría y felicidad, mientras que en Las Mercedes se veía en las caras otra cosa. Rabia y descontento, porque a pesar de que han pasado ocho días de la autojuramentación del hombre que están apoyando como presidente, han visto que no ha pasado lo que quieren que pase. Solo pareciera que están esperando una invasión, porque la injerencia de Estados Unidos en el país está desde el mismo momento en que el presidente Chávez llegó al poder en diciembre de 1998.

Ese día se cumplían 20 años de la juramentación de Hugo Chávez como Presidente de la República de Venezuela, y ahora, por decreto de Chávez, República Bolivariana de Venezuela. Y esa fecha no la olvida el pueblo fácilmente, porque  a partir de ese momento, con aquella frase de la campaña electoral: "Con Chávez manda el pueblo", el pueblo, justamente empezó a sentir que era verdad, y se hizo partícipe y protagonista de esa democracia que ahora está defendiendo del golpe que, desde Estados Unidos, dirige el presidente Donald Trump a través del diputado autojuramentado Guaidó.

Cuando el Presidente Nicolás Maduro llegó a la Avenida Bolívar, la gritería y el entusiasmo se prendió en cada uno de los miles de asistentes a la manifestación en apoyo a su mandato. Y una vez en la tarima tomó la  palabra para asumir su legitimidad, y decir que aquí el 20 de mayo se celebraron unas elecciones legales, donde fue elegido por una amplia mayoría. Y que además, proponía adelantar las elecciones para relegitimar el poder legislativo. Y que si la oposición quería, el también quería.  También recordó que este año, lo juró, vamos a recuperarnos económicamente, y vamos a vencer. Además, le pidió a la Asamblea Constituyente, a su presidente Diosdado Cabello, que para la próxima semana aprobara la Ley contra la Corrupción.

Es decir, que en su discurso dejó bien claro que ha venido trabajando y trabajando para alcanzar lo que se ha propuesto, vencer en esta guerra económica, que ya todos saben ha sido impuesta por el gobierno de Estados Unidos con sus sanciones y su bloqueo financiero para impedir que se compren alimentos y medicinas. Y al final, junto con el pueblo abarrotando la Avenida Bolívar, hizo el juramento para defender la patria de todo aquel que intente ir en contra de la legalidad. Juró por Bolívar, por Chávez, por Guaicaipuro, por Negro Primero.

Mientras en las redes sociales se disparaban para el mundo las fotos de la gigantesca manifestación de apoyo, con toda la seguridad de que en los grandes medios que han venido apoyando el golpe, no saldría nada de aquello que el presidente llamó “los invisibles para los medios”. Como muy bien lo señaló el periodista español Pascual Serrano, los medios vuelven otra vez a apoyar otro golpe en Venezuela, como lo hicieron el 11 de abril del 2002, con otra autojuramentación, aquella vez del hombre de Fedecamaras, Pedro Carmona Estanga.

Ante esta gigantesca manifestación que se dio en Caracas, como en días anteriores se dio en Monagas, en Lara, en Barinas, en Yaracuy, en Cojedes, en Miranda, en Carabobo, en Apure, el mundo y sus dirigentes políticos y sus organizaciones tienen que asumir una posición más clara, porque es evidente que en Venezuela el pueblo quiere paz y justicia, para seguir compartiendo con las mayorías nacionales lo que Simón Bolívar, llamó la mayor suma de felicidad.

ROBERTO MALAVER

@ROBERTOMALAVER

Deja tu comentario: