Cabezal Cabezal

Malaverismos: Las guerras que vivimos todos los días

Publicado: 10 de marzo de 2019 a las 19:02 | Última actualización: 10 de marzo de 2019 a las 19:05


El venezolano, sin proponérselo, es uno de los que más guerras ha soportado en lo que va del siglo XXI: la guerra económica, mediática, sicológica, y ahora la guerra eléctrica. Y además, encima de eso, Venezuela es considerada por el gobierno de Trump, una amenaza inusual y extraodinaria.

 

En la Plaza Bolívar, sentado en uno de los bancos que está a la izquierda de la estatua de Simón Bolívar, Juvenal Pinto Salazar está al lado de su esposa Jacinta, escuchando a Radio Nacional en una radio de pila. La luz se fue hace muchas horas, y ellos  dos decidieron irse a la plaza con su radio para estar informados.

La gente pasa y saluda a Juvenal y a Jacinta, parece que son muy conocidos allí. “Formamos parte del paíseje de esta plaza, amigo, porque aquí defendemos la revolución y nos informamos”. – Me dice Juvenal.

Entonces aprovecho y me siento a su lado para escucharlo: “No imaginé nunca que iba a vivir tantas guerras en este país. Uno había escuchado de la guerra de independencia, y de la guerra federal, incluso, de la guerra de guerrillas, pero eso ya pasó, en cambio ahora, amigo, uno ha soportado todas las guerras que vivimos todos los días en este país. La cosa comenzó con la guerra mediática. Toda la prensa nacional e internacional se puso contra el presidente Chavéz. Incluso, hubo una cosa qeu el mismo Chávez llamó el Tocancha. Todos contra Chávez. Cuando se dieron cuenta de que este gogierno no estaba dispuesto a seguir dandóle el poder económico a los mismos de siempre, como hicieron AD y Copei. Y después, cuando en el 2003, el presidente Chávez se declaró socialista, allí se nos vino la guerra mediática encima. Más adelante, cuando el presidente Chávéz no estaba, pero sí estaba, porque ese no se ha ido, con el presidente Maduro comenzó la guerra económica. Los grupos económicos comenzaron a subir precios y a acaparar alimentos y a crear una página web para subir el dólar,  y mientras tanto el pueblo sufriendo porque todos los días suben los preicos y suben los precios”.

“Así es –interrumpe Jacinta-. “Y menos mal que el presidente Chávez nos enseñó muy bien cómo era la cosa, porque antes aquí engañaban muy fácilmente a la gente, ahora es más difícil, todos sabemos a quién beneficia que  las cosas se pongan difíciles, benefica a la oposición, a los lacayos de Trump, que están aquí con un presidente elegido por Trump y apoyados por ellos. Pero antes de la guerra conómica fue la guerra sicológica, esa que te quiere meter miedo, que te amenazan con que te van a quitar todo, incluso a tus hijos, con eso también comenzaron antes, Juvenal..”

“Tienes razón, mi amor. Así es”. –dice Juvenal.

Y en ese momento informan en el programa especial de Radio Nacional, que ya se está restableciendo la electricidad en toda la capital. Juvenal y Jacinta sonríen: “Estamos venciendo”. Dice Jacinta. Y Juvental toma la palabra.

“Y ahora viene la guerra eléctrica. Hay que decir que ya van más de doscientos quemados en esa guerra. Gente que pretendía montarse en los postes y desde allí cortar la luz, así nos informó por la prensa el Ministro Mota Dominguez. Y ahora la cosa, según el ministro para la información, Jorge Rodríguez, es cibernética, es decir, de nada sirve que tengas un comando cuidando el Guri, porque esta gente sabe atacar desde lejos el sistema de seguridad. Usan su tecnología para perjudicarnos. Y lo peor es que dicen que somos una amenaza inusual y nos quieren dar ayuda humanitaria. Ya todos sabemos que lo que quieren es nuestro petróleo y nuestras riquezas, el oro, el aluminio, el hierro y el agua, todo lo que tenga este país que lo puedan aprovechar para seguir enriqueciéndose”.

Agradezco el momento y me levanto del banco, saludo a Juvenal y a Jacinta y les digo hasta luego. Y Juvenal me dice: “Ya tengo veinte años soportando la guerra mediática, así que se podrán inventar todas las guerras que quieran, pero la batalla la ganaremos nosotros”.

 

ROBERTO MALAVER

Deja tu comentario: