300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Malaverismos: Ley Contra los Lugares Comunes

Publicado: 6 de junio de 2021 a las 06:30 AM | Última actualización: 6 de junio de 2021 a las 09:37 AM

A buen entendedor pocas palabras A buen entendedor pocas palabras

A buen entendedor pocas palabras
Internet

Ante la nueva Ley Contra los Lugares Comunes, que multa a todo aquel político que diga uno de esos lugares comunes, Elpidio Lárez Montenegro, líder nacional, llamó a su consultor para que lo asesora.

-Pase adelante que el líder nacional Elpidio Lárez, lo está esperando.

Así le dijo la secretaria a Justiniano Pérez Maldoror, asesor comunicacional del líder nacional, Elpidio Lárez Montenegro.

-Gracias, señorita

El hombre avanzó por el amplio pasillo de la residencia Caviar, y llegó hasta la puerta,  y como estaba abierta, entró. Allí estaba fumando tabaco el líder nacional Elpidio Lárez Montenegro

- Al fin, amigo. Usted es un asesor que se vende caro –le dijo Elpidio.

- Siempre presente y consecuente para que lo que sea, mi líder nacional.

- ¿Trajo la ley?

- Aquí la tengo.

- Con esta ley no voy a poder aportar mi granito de arena...

- De eso se trata. De no decir tantos lugares comunes como ese que acaba de decir. Porque lo van a multar.

- Bueno trataré de articular un nuevo discurso.

- Ese también es un lugar común. Eso de estar articulando, también está penado por la ley.

- Entonces esta nueva ley me va a dejar sin palabras.

El asesor sacó la ley y buscó uno de sus artículos para leerle al líder nacional algunos de los lugares comunes que estaban penados por la nueva ley.

- Aquí están algunos. El artículo cuatro de la ley dice: Todo aquel político que en su discurso repita lugares comunes como: Estamos articulando. Le prometo al pueblo que... Me asaltó una duda. Aspiro profundamente. Defenderé siempre al pueblo. Me debo al pueblo. Tengo un mar de dudas. Las lágrimas acudieron a mis ojos. Sumido en la tristeza...

- ¿Y entonces? Me tienes con el corazón en la mano...

- Ese lugar común también está penado  por la ley. Y hay más: Semilla de odio. Sonrisa maquiavélica. Yo lo conozco mucho. Estoy sumido en la tristeza. Un mundo lleno de posibilidades.

- Déjalo hasta ahí. En este marco incomparable...

- Ese también está penado por la ley.

- Está bien. Cierra la ley por un momento para poder hablarte, que ardo en deseos…

- Ese también está penado, ardo en deseos.

- Ya. Ya. Ya.

El asesor Justiniano Pérez Maldoror, cerró la Ley contra los Lugares Comunes y se dispuso a escuchar al líder político nacional.

- ¿Qué desea saber mí líder nacional? – le preguntó Justiniano.

- Que me digas qué debo hacer para que esa ley no me haga daño.

- Debe utilizar más los eufemismos.

- ¿Eufe qué? ¿Eso qué es?

- Le pongo un ejemplo.  En el gobierno de Luis Herrera a las viviendas se les llamó soluciones habitacionales. Y eso quedó muy bien. Otro ejemplo. A la gente mayor no los llaman viejos, les dicen adultos contemporáneos. Y así se ve mucho mejor. No diga cinturones de miseria. Diga Barriadas populares. Es decir, cuando vea que va a caer en un lugar común, piense cómo lo puede sustituir y listo, no lo van a multar nunca.

- Caramba, Justiniano, con razón eres tan caro, porque tú sabes tu vaina. A buen entendedor pocas palabras.

- Ese también está penado. El uso de refranes.

- Dame otro ejemplo, para tenerlo más claro, Justiniano.

- Por ejemplo. No diga está barato. Diga a precios solidarios. Aunque ahorita no hay nada barato ni a precios solidarios.

- Muy bien, Justiniano. Dile a la secretaria que te haga la transacción por la cantidad que me pediste, porque te lo has ganado, y déjame la ley para empezar a crear la cosa que me dijiste.

- Eufemismos.

- Exacto.

Y Justiniano Pérez Maldoror abandonó la oficina, y cuando salía, la secretaria estaba esperándolo para hacerle la transacción a su cuenta. Y, con una sonrisa seductora, Justiniano le dijo:

- Tengo un mundo lleno de posibilidades para usted, si lo acepta.

- Eso se lo dirás a todas .– le dijo la secretaria y le hizo la transacción.

Por : Roberto Malaver


Deja tu comentario: