Cabezal Cabezal

Malaverismos: Monólogo de Lenín Moreno

Publicado: 13 de octubre de 2019 a las 06:30 | Última actualización: 13 de octubre de 2019 a las 00:25

"Mis asesores me han dicho que le eche la culpa de todo a Nicolás Maduro, parece ridículo pero tengo que hacerlo" "Mis asesores me han dicho que le eche la culpa de todo a Nicolás Maduro, parece ridículo pero tengo que hacerlo"

"Mis asesores me han dicho que le eche la culpa de todo a Nicolás Maduro, parece ridículo pero tengo que hacerlo"
Internet

Después de huir desde Quito hasta Guayaquil, Lenin Moreno quedó solo con su conciencia, y ante todo lo que estaba haciendo contra el pueblo de Ecuador, comenzó a meditar.

He decretado el estado de sitio y he militarizado a Quito y Guayaquil porque los indios no me van a tumbar. Además, estoy apoyado por el presidente Donald Trump y ya Mike Pompeo dio unas declaraciones donde ratifica ese apoyo. Lo que quiere decir que soy guapo y apoyao. Mis asesores me han dicho que le eche la culpa de todo a Nicolás Maduro, parece ridículo pero tengo que hacerlo, porque todavía hay gente que todavía es capaz de creerse esas pendejadas. También tengo que hablar de Rafael Correa y recordar que su gente, junto con los enviados de Maduro, son  los que me quieren sacar del poder. Es verdad que se han allanado universidades y se ha disparado sobre las marchas indígenas y que son muchos los muertos, pero menos mal que ni Michele Bachelet en la Organización de Naciones Unidas no ha dicho nada, y el compañero Luis Almagro se está haciendo el ciego y ya sacó un comunicado donde también le pide a las hordas chavistas y a los manifestantes que respeten el orden público, y de paso, me demuestra su apoyo incondicional, y prácticamente me dice que siga luchando, reprimiendo es la palabra, para mantenerme en el poder. También es cierto que no voy a recular en cuanto a las medidas que he tomado. Ya firmé con el Fondo Monetario Internacional y le di mi palabra de que estoy dispuesto a seguir sus lineamientos para ver si salimos de este atolladero. Con la subida de los precios de la gasolina no hay vuelta atrás. Es cierto, como dicen algunos por allí, que me estoy pareciendo a Trujillo, el dictador de República Dominicana, y a Somoza, el dictador de Nicaragua, pero eso no lo recuerda nadie. Si para seguir en el poder tengo que matar, tendré que matar.

Eso estaba pensando Lenín Moreno mientras tomaba un café en la habitación donde se encontraba, y en eso escuchó a alguien que lo llamaba:

-Presidente, presidente.

Y fue entonces cuando preguntó:

-¿Hay gente de Maduro aquí también?


ROBERTO MALAVER

@robertomalaver

Deja tu comentario: