300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Malaverismos: ¿Quién se beneficia con la caída de Maduro?

Publicado: 20 de septiembre de 2020 a las 06:00 | Última actualización: 19 de septiembre de 2020 a las 22:03

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro
Internet

Los miembros caídos de la oposición violenta venezolana: Julio Borges, Antonio Ledezma, Carlos Vecchio y Ramos Allup, decidieron dar una rueda de prensa por zoom para dar a conocer su posición en torno al gobierno de Nicolás Maduro.

- ¿Quién se beneficia con la caída del gobierno de Nicolás Maduro?- Fue la primera pregunta que hizo uno de los periodistas, y a coro, los cuatro hombres dijeron:

- Nosotros

Pero después Julio Borges rectificó.

-Perdón, cuando decimos nosotros, decimos el pueblo venezolano, y es más, la gente de los países que nos rodean.

Carlos Vecchio intervino y dijo.

- Te voy a robar un minuto, Julio

- Dale –contestó Borges, que tú y nosotros estamos acostumbrados  a eso.

Y Carlos Vecchio, en el minino robado, dijo:

-Es bueno aclarar que cuando hacemos lo que estamos haciendo, es decir, robar, perdón, rescatar el dinero que Maduro se podría robar, mejor nos los robamos nosotros, perdón, es que estoy nervioso, lo invertimos nosotros para el pueblo venezolano.

Antonio Ledezma, como siempre, con su cara de conocimiento, dijo:

-Esa pregunta es la que siempre se hace cuando hay un asesinato. ¿A quién beneficia el crimen de fulano de tal? Y a partir de esa pregunta se va investigando hasta llegar al asesino. En este caso, es bueno decir que nosotros estamos haciendo lo posible por tumbar a Maduro, es decir, que somos los responsables, pero en cuanto a beneficiarnos hay que decir de una vez que el beneficiado será siempre el pueblo venezolano. El gobierno de Trump no tiene nada de que beneficiarse, más bien nosotros nos vamos a beneficiar del gobierno de Trump.

Después de esa larga respuesta. El periodista volvió a preguntar:

-Sin embargo, se ha demostrado que con el golpe a Evo Morales, en Bolivia, la invasión a Irak y a Libia, el pueblo ha sido el menos beneficiado, ¿por qué?

Ramos Allup no esperó para tocar el timbre pidiendo la palabra:

- En todo eso que tú has nombrado, lamentablemente no participamos nosotros, y por eso se descuidó al pueblo. En Irak, no había bombas de destrucción masiva, pero había que tumbar a Hussein para que volviera la democracia. Los soldados  norteamericanos llevaban la democracia para Irak, lamentablemente esa democracia como que se quedó en el camino.

- Si ustedes tumban a Maduro ¿no pasaría lo mismo en Venezuela? –repreguntó el periodista.

- Bueno, amigo, venimos a hablar de las elecciones parlamentarias y estamos cayendo en terreno que no queremos, porque no vamos a decir lo que haremos después de una caída que todavía no sabemos, como dijo el compañero Pompeo, en Brasil: “Maduro caerá cuando caiga” Una frase muy inteligente –dijo Julio Borges.

Mientras Julio Borges estaba hablando, Ramos Allup masticaba unos tequeños que le había traído la nueva señora que contrató después que la señora Críspula Salazar lo abandonó. 

-No se parecen en nada a los de Críspula. Estos son muy malos –dijo  Ramos Allup.

Y desde Bogotá, Julio Borges, y desde España, Antonio Ledezma, y desde Estados Unidos, Carlos Vecchio, le preguntaron:

-¿Qué pasó, Henry?

- Nada, un comentario aparte –contestó Ramos

Ahora, una periodista, fue la encargada de preguntar.

- A ustedes los han señalado como una banda de ladrones, porque se han quedado con mucho dinero del gobierno de Venezuela. Hasta la periodista Patricia Poleo los ha denunciado como estafadores. ¿No les da pena?

- Mire jovencita –dijo Ledezma- antes de preguntar tiene que pensar. Si eso fuera así, entonces no tendríamos necesidad de tumbar a Maduro, porque ya nos hemos quedado con un inmenso capital. Aquí el que más ha manejado dólares es Carlos y puede decir...

- Un momento Antonio –intervino Carlos Vecchio-, Julio es el canciller y ha manejado más dinero que yo. Así que di las cosas como son...

- Espérate, Carlos, -intervino Borges- eso no es así. Yo he pagado incluso parte del contrato que Guaidó firmó con la empresa que iba a dar el golpe en la operación Gedeón... 

- Bueno, bueno. Dijo Ramos Allup- los trapos sucios se lavan en casa. Menos mal que están buenos y sanos, porque si estuvieran borrachos lo dirían todo. Mejor dejemos esto hasta aquí, porque ya esta rueda de prensa no se puede acomodar, y eso sí, traten de que esto no salga por ninguna parte.

Y hasta allí llegó la rueda de prensa.

Deja tu comentario: