Cabezal Cabezal

Malaverismos: Venezuela: La casa de la alegría

Publicado: 21 de julio de 2019 a las 06:00 | Última actualización: 21 de julio de 2019 a las 00:54

La oposición no encuentra qué hacer, solo robarse los 42 millones de dólares que les envió Trump. La oposición no encuentra qué hacer, solo robarse los 42 millones de dólares que les envió Trump.

La oposición no encuentra qué hacer, solo robarse los 42 millones de dólares que les envió Trump.
Internet

Ante todos los eventos que se están presentando en el país: Reunión de los países del Grupo de los no Alineados, el Foro de Sau Paulo, la semana de Caracas y la Feria del Libro, la oposición no encuentra qué hacer, solo robarse los 42 millones de dólares que les envió Trump.

- Esta vaina es demasiado –dijo Ramos Allup

- Carajo, hay fiesta por todas partes. Y todas apoyando al régimen –dijo Andrés Velásquez.

- Ya se olvidaron del informe Bachelet –dijo Stalin González.

- Y descubrieron el avión gringo que violó el espacio aéreo venezolano – dijo Ismael García por Skipe.

- Provoca rendirse y no seguir en esta vaina - gritó Richard Blanco desde Bogatá por Skipe.

- Miren esta vaina: Reunión de los Países no Alineados. La 56 reunión del Foro de Sau Paulo. La semana de Caracas con una feria del libro con invitados internacionales. Y menos mal que Trump nos envió esos 42 millones de dólares para que nos matemos nosotros mismos, antes de que lleguen Rossana y Kevin –dijo Diego Arria por skipe.

- En este momento Venezuela es la casa de la alegría. Esos carajos viven en una sola fiesta. – dijo Antonio Ledezma desde su lujoso apartamento en Madrid por skipe. Ese es el diálogo que se estaba dando en la quinta La Pipa de Guatire, del señor Ramos Allup, quien a medida que pasan los días va perdiendo fuerzas políticas y fuerza motara. Allí estaban reunidos los miembros caídos de la oposición para seguir buscando las maneras de llegar al poder lo más rápido posible “porque ya con ese señor Guaidó la corrupción se ha vuelto una guachafita” –dijo Ramos Allup.

El señor de la casa, Ramos Allup, tenía en sus manos un programa donde había visto que lo que estaba pasando en Caracas no pasaba en ningún país que tenga una dictadura. Es fiesta por todas partes. En barrios y parroquias había poetas y conversadores y cantantes que estaban presentes todos estos días celebrando la semana de Caracas. Y el Grupo de Los Países no Alineados estaba en reunión y con todas sus fuerzas apoyando al régimen de Maduro, y allí estaban el ministro de relaciones exteriores de Rusia y el de Irán y aquello era demasiado.

-Y ustedes no saben todavía lo que nos espera –dijo Andrés Velásquez

- No me digas que vas a hacer un llamado a una marcha, Andrés, porque tú eres loco de bola a bola –dijo Ismael García por skipe.

- Vamos Andrés, suelta ese secreto que tienes allí para ver qué cosa nos espera.- dijo Julio Borges por skipe desde Bogotá, mientras veía si la familia del niño que arrolló se aparecía por allí otra vez.

Y Andrés Velásquez, mientras tomaba de la bandeja de la señora Críspula Salazar cuatro tequeños y masticándolos, dijo:

- El cumpleaños del dictador se nos viene encima.

- El 28 es el cumpleñaos del dictador, y para esos carajos como que no estuviera muerto, porque se la pasan en una sola fiesta.-dijo Richard Blanco.

-Yo creo que mejor dejamos de reunirnos por un tiempo –dijo Ramos Allup- Para ver si estos carajos le bajan dos a la fiesta, porque con hambre y desempleo, se la pasan un un solo peo.

- No, yo no estoy de acuerdo –dijo Ismael García – A mi que me digan dónde están los reales que mandó Trump, porque esta vez no me dejan afuera.

- Todavía no han llegado, Ismael –gritó Stalin González. Ramos Allup apagó la luz y los enchufes del los skipes y dijo: -Señores, será hasta la próxima. Esto no lo aguanta nadie.

Deja tu comentario: