Cabezal Cabezal

Malaverismos: “Yo lo atiendo cuando me dé la gana”

Publicado: 9 de septiembre de 2018 a las 08:21 | Última actualización: 9 de septiembre de 2018 a las 08:41

Secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro Secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro

Secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro
Foto: Internet

Ante el nombramiento de David Smolansky, por parte de Luis Almagro en la OEA, para presidir un grupo de trabajo que atienda los asuntos de Venezuela, un grupo de miembros caídos de la oposición anda molestísimo “porque ese señor no ha hecho nada por este país”.

 

Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos –OEA- creó un grupo de trabajo para atender los asuntos de Venezuela, y ese grupo estará dirigido por el exalcalde del Hatillo, David Smolansky. En Washington, una vez que el exalcalde se juramentó ante Luis Almagro y Mike Pence, comenzaron a trabajar en función de los objetivos propuestos.

Mientras todo esta pasaba en Washington, cuna y biberón de la oposición venezolana, en Venezuela, algunos miembros caídos se enteraron de la noticia y ardió Troya. Ninguno estaba de acuerdo con ese nombramiento, sobre todo “porque Smolansky está dándose la gran vida en Washington, mientras nosotros hacemos cola aquí, para sacar el carnet de la patria”.- dijo Andrés Velásquez,

Reunidos algunos miembros de la oposición, entre ellos Ramos Allup, Ismael García, Luis Florido, quien no ha dicho nada del dinero en dólares y euros que recibió mientras estuvo presidiendo la comisión de política exterior, Omar Barboza, quien todavía no sabe qué papel representa en la Asamblea en Desacato, y Enrique Capriles estuvo a punto de ir, pero cuando se enteró de que estaba allí Ramos Allup, dijo que “dónde está ese tumor, yo no voy”.

Ante esa decisión de Almagro, Ramos Allup dijo que lo mejor era llamarlo para plantearle el descontento general que sentían todos los miembros de la oposición. Y entonces sacó su agenda y buscó el número de Almagro y lo marcó. Allá, en la sede de la OEA, repicó el teléfono del Secretario General, y una voz femenina que lo atendió dijo: “Buenos días, SOS, Venezuela. La oficina del Dr. Luis Almagro, ¿con quién habló? Y sin esperar mucho protocolo, Ramos Allup le contestó: “Dígale a Luis que lo llama Henry Ramos, de Venezuela”. Y desde allí mismo, se escuchó cuando la secretaria le decía a Luis Almagro, quien estaba con el grupo de trabajo presidido por David Smolansky: “Lo llama un señor de Venezuela, Henry Ramos. Y quiere que lo atienda ya”. Y muerto de la risa, Almagro, para vengarse de lo último que le había dicho Ramos Allup, le contestó “Dígale que yo lo atiendo cuando me dé la gana”.

Ramos Allup no esperó que la secretaria le dijera nada porque lo había escuchado todo, y colgó. Y viendo a sus otros compañeros, comentó: “Este Almagrito parece chavista, cree que manda en Venezuela. Dice que me atiende cuando le dé la gana. ¿Qué les parece?” Y Omar Barboza, no sabe qué papel juega en la Asamblea en Desacato, dijo: “Eso nos pasa por darle poder a esa gente. Ahora ni siquiera quieren hablar con nosotros”. Y Andrés Velásquez, comentó: “Yo siento que tiene razón, porque tampoco nosotros hemos hecho nada para ganarnos su confianza. Miren cómo está este país, y nosotros no planteamos nada”.  Ismael García, después de comerse una arepa con chicharrón que había llevado por si acaso se alargaba la reunión, dijo: “Ellos también parecen pendejos, ahora crearon ese grupo de trabajo con David Smolansky, quien nunca ha trabajado por nadie, y ya está también el Grupo de Lima, se la pasan creando grupos, y así no vamos para ninguna parte”.

Sin embargo, Ramos Allup estaba muy dolido. Sobre todo porque él era un hombre que cuando llamaba a alguien lo atendían rápidamente. Ahora sentía que estaba perdiendo poder. Y lo más doloroso, que le estaban faltando el respeto. Se levantó de su asiento y salió de la reunión. Cuando salía, Luis Florido le preguntó: “¿Para dónde vas Henry?”. El hombre lo vio fijamente y le dijo: “Para dónde me dé la gana”

ROBERTO MALAVER 

@robertomalaver

Deja tu comentario: