Manuel Piar: Gloria y extravío de un héroe

Manuel Piar, el libertador de Guayana
Foto: Internet

02/12/2022 12:20 PM

En la reciente Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven) celebrada entre el 10 y el 20 de noviembre en la Galería de Arte Nacional en la Ciudad de Caracas, fue presentado por Silio Sánchez, Director Ejecutivo de la Magistratura, Vicerrector de la UBV y Magistrado suplente del TSJ, un libro de mi autoría titulado “Manuel Piar: Gloria y Extravió de un héroe” . El Dr. Silio es un destacado profesional del derecho, de brillo intelectual y ejemplar conducta ética moral, su sensibilidad hacia a esta obra nos habla de su compromiso con la memoria del Padre de la Patria, Simón Bolívar, y yo me he sentido honrada y agradecida con su presentación. 

Esta obra se propone acompañar el homenaje al prócer de nuestra Independencia de origen curazoleño, héroe de la batalla de San Félix del 11 de abril de 1817, por el ingreso de sus restos simbólicos al Panteón Nacional el pasado 28 de abril del año en curso; reconocer sus glorias y la importancia estratégica del triunfo de San Félix a la vez que mostrar el proceso de extravió que le llevo a morir condenado a la pena capital por un juicio que se le siguió por insubordinación, conspiración, sedición y desertor. Un trágico y controversial episodio que ha sido ampliamente utilizado por los enemigos del Libertador para su descrédito y que ha calado en sectores Guayaneses y Orientales del país, opiniones maliciosas que requieren respuesta. 

El Dr. Silio resaltó la importancia de la obra presentada ya que además de mostrar los triunfos de Piar, es una defensa al Libertador, como lo hizo en su momento Simón Rodríguez en su obra “ El Libertador del mediodía de América y sus compañeros de armas defendidos por una amigo de la causa social”. Por tal motivo la considera una obra extraordinaria y una necesidad histórica al despejar las sombras que se han generado sobre el fusilamiento de Piar.

Comentó, que él como Oriental siente admiración por los logros militares de Piar y no deja de sentir tristeza por su tragedia, pero que efectivamente en Oriente es común un tratamiento a la muerte de Piar que produce animadversión contra el Libertador. Considera además que es una obra que debe ser estudiada en nuestras Fuerzas Armadas y en las escuelas de derecho de las Universidades. 

El Dr. Silio, a quien agradezco su generosidad en cuanto a los conceptos que emitió sobre mí, en mi condición de revolucionaria y bolivariana, explicó que “Manuel Piar: Gloria y extravió de un héroe”, es una obra de fácil lectura escrita de manera comprensible que describe los hechos paso a paso en su contexto histórico, en medio de la guerra de independencia, en un momento especialmente complejo, ante la necesidad de sostener la oportunidad que se abrió en Guayana, con el triunfo de la batalla de San Félix, en un territorio excepcional para anclar de nuevo la República, en medio de contradicciones internas entre patriotas, expresadas en la lucha del Libertador por construir unidad y los regionalismos pugnando, en nombre del Federalismo, por anteponerse, en las personas de Mariño y Piar.

Expone el Dr. Silio que Piar ante las evidencias de su conspiración fue convocado al cuartel general de Casacoima, para explicar sus actos y lejos de presentarse se escabulle para intentar su alzamiento desde Maturín, fue capturado y por ello hubo un juicio que cumplió con los procedimientos de ley, tuvo defensor y testigos y oportunidad de un careo con los testigos, el tribunal fue presidido por su paisano y amigo el Almirante Luis Brión, varios de los generales del tribunal fueron sus amigo, “su hechura”, medida tomada por Bolívar con el interés de que si en la sentencia resultaba la pena capital, le abrieran un espacio para conmutarla o disminuirla por otra, eso hizo saber por carta al general Bermúdez. Pero el tribunal falló unánimemente, harto difícil para Bolívar. Piar enfrentó con gallardía el pelotón de fusilamiento el 16 de octubre de 1817 a las 5 de la tarde.

Resalto el Dr Silio que Piar reconoció dos delitos, insubordinación y deserción y desconoció el de conspiración y sedición, pero solo con el de deserción bastaba para corresponderle la pena capital, e hizo notar que de acuerdo a posiciones anteriores de Piar, si a él le hubiese tocado su juicio el mismo habría sentenciado su muerte, citando sus expresiones cuando solicito ante Bolívar, la pena de muerte para los Dragones de Caracas, porque abandonaron el ejército de Piar en Guayana y corrieron al encuentro de Bolívar en Barcelona al enterarse de su regreso de Haití. Dijo Piar entonces:
 “(...) Tales seres están fuera del alcance de la clemencia.

La Patria los desconoce y la Ley los condena. Su crimen es de tal naturaleza que la impunidad, o un castigo menos severo, serian seguido de la ruina de la República (...)”.

Culmino el Dr. Silio invitando a leer la obra y a no conformarse con su exposición, me permito ahora agregar algunas explicaciones cuyas fuentes están referenciadas en el libro. 

LA CONSPIRACIÓN DE PIAR 

 Piar, desde la asamblea realizada en la preparación de la expedición de los Cayos en Haití, y en diversas ocasiones posteriores reconoció la autoridad de Bolívar, pero después de la batalla de San Félix la ambición se hizo presente. Ese triunfo fue un gran logro que abrió las puertas de Guayana al bando patriota y Piar, seguramente azuzado por intrigantes, comenzó a aspirar el mando Supremo, y a dar pasos que lo llevaron a su trágica muerte.   
El descontento de Piar se inicia cuando Bolívar al instalarse en Guayana y tomar el mando del ejército crea dos divisiones, una bajo el mando de Bermúdez para mantener el asedio a Angostura junto con Cedeño y otra al mando de Piar para mantener el asedio a la Guayana Vieja, esta designación disgusta a Piar, sus partidarios dicen que le correspondía ser el segundo jefe, pero no dicen que ese cargo lo tenía Mariño y aún en ese momento no se había manifestado el Congreso de Cariaco que significó ruptura con Mariño, otros dicen que fue dejado sin mando de tropa porque se le entrego a Bermúdez, pero eso no es verdad porque esa división que se le ofreció tenía tropa de hecho combatieron desde tierra en la batalla de Cabrian con Anzoátegui y Pedro León Torres. 

En todo caso, Piar solicito la asignación de las Misiones del Caroní, lugar muy estratégico donde se manejaban los recursos productivos agrícolas y pecuarios, 27 pueblos de las misiones indígenas que fueron liberados por Piar del mando de los capuchinos que los tenían esclavizados. El administrador de las Misiones, el padre José Félix Blanco, había sido designado por Piar, y su apoyo a él, en el suministro de caballos frescos para la batalla fue clave para el triunfo de San Félix y Piar lo reconoce y lo agradece por escrito. 

 El padre José Félix Blanco es con quien se produce el primer choque indicador de la conspiración de Piar, al negarse Blanco a entregarle una información doble sobre el inventario de recursos para la guerra: mulas y caballos entre otros requerimientos. Piar le solicito un oficio para él con la información completa y otro para Bolívar con dos tercios menos de lo real. 
En adelante Piar quiere a Blanco fuera de las Misiones y Bolívar se empeña en conciliar ambas posiciones le pide a Blanco que se subordine a Piar, pero Piar insiste que lo saque y plantea la renuncia, Bolívar para complacerlo destituye a Blanco pero Piar insiste en renunciar, argumenta que está enfermo que necesita descanso, entonces le dieron un permiso temporal que utiliza para armar su conspiración y fue delatado por varios comandante de tropa, especialmente de caballería, que fueron convocados.

La indisciplina y las pugnas por el mando Supremo se manifestaron, en acciones que se encubrían unas veces en el reclamo de un gobierno federal como el Congreso de Cariaco, convocado por Mariño y el padre Madariaga a espaldas de Bolívar, atentatorio de su gobierno como jefe Supremo, y en otras ocasiones como el caso de Piar en su condición de pardo un reclamo por la igualdad, contra el gobierno de los blancos, él decía que con su espada había logrado el grado de general en jefe pero que por ser pardo no se le permitía gobernar, esa fue su bandera. Desestimaba de hecho el compromiso de Bolívar con la igualdad manifestada en la declaración de abolición de la esclavitud en Carúpano el 2 de junio del 1816 y en general las practica de la revolución independentista.

 Ambos manifestaciones ocurrieron en el marco de la Campaña de Guayana después del 2 de mayo cuando Bolívar asumió el mando de la misma, y cuando todavía no estaba completamente liberado el territorio, se mantenían los asedios a Angostura y a la Guayana Vieja, se luchaba por la liberación del Orinoco que estaba bajo control realista, y se estaba a la expectativa de la amenaza que significaba la llegada de Morillo de un momento a otro, con refuerzos de Canterac. En esas circunstancias Piar muestra su descontento y prepara su conspiración.
Piar se apoyaba en su condición de pardo y su liderazgo en la tropa para convocar a los pardos contra los mantuanos, contra los blancos, contra los caraqueñitos, como se solía expresar, lo que significaba una amenaza de guerra civil entre castas, la repetición de la tragedia del año terrible del 1814.

FRACASO DEL CONGRESO DE CARIACO, CAPTURA Y JUICIO A PIAR.

Morillo decide no ir a Guayana a auxiliar a los asediados en Angostura y en la Guayana Vieja, prefiere ir primero a castigar la rebeldía de los Margariteños y dejo dicho a los asediados, que después iría a Guayana, su ataque comenzó por la península de Paria y acabo con el Congreso de Cariaco que estaba en proceso de desintegración, lo cual indirectamente al igual que su empeño en castigar a Margarita, favoreció la Campaña de Guayana bajo mando de Bolívar. 
La resistencia de la Isla rebelde demoró a Morillo y la escuadra de la armada patriota comandada por el Almirante Luis Brion llegó a Guayana en julio y con dos batallas fluviales, Pagallos y Cabrian, fue tomado por los patriotas el control del Orinoco, los asediados se vieron obligados a evacuar y Guayana al fin, el 6 de agosto, fue liberada completamente antes que llegara Morillo, quien al recibir la noticia del desenlace de Guayana, corrió a proteger a Caracas del posible desplazamiento de Bolívar hacia ella.
Libre Guayana y disuelto el Congreso de Cariaco, Bolívar pudo ocuparse de Piar que al ser convocado al cuartel general de Casacoima para dar explicaciones de sus andanzas, huyo a Maturín buscando a Mariño, donde siguió su actividad conspirativa, allá fue capturado por órdenes del Libertador, por el General Manuel Cedeño no sin antes presentar resistencia en un intento de respuesta armada frustrada por su propia gente, el comandante de la tropa que lo acompañaba se plegó a la autoridad de Cedeño, esto ocurre el 27 de septiembre de 1817 en Aragua de Maturín.
Para los que aun tengan dudas de la culpabilidad de Piar les invito a leer la carta de Piar a Mariño con fecha 28 de septiembre después de ser aprehendido donde se arrepiente y dice: 
“Yo por mi parte he resuelto en mi corazón no militar bajo otras banderas que aquellas que manda el Jefe Supremo, pues he conocido mi error, y el sacrificio que iba a hacer de la República por un motivo que no tenía de legal que los resentimientos de mi corazón ...” 

La muerte de Piar fue un acontecimiento muy triste y doloroso para todos, pero como balance el Libertador dijo años después que fue un hecho salvador del país de la guerra civil, y de la esclavitud, aseguro su autoridad, le permitió proyectar la liberación de Nueva Granada y la fundación de Colombia.

Queda pendiente para otra entrega responder en detalle a los argumentos de las posiciones que sostienen las corrientes Piaristas en este debate. 

MARIA MAGDALENA ZAMBRANO

Comparte esta noticia: