Cabezal Cabezal

María Alejandra Díaz: El Santa Inés Suramericano

Publicado: 8 de octubre de 2019 a las 12:14 | Última actualización: 8 de octubre de 2019 a las 12:41

María Alejandra Díaz, Constituyente María Alejandra Díaz, Constituyente

María Alejandra Díaz, Constituyente
Internet

Suramérica está convulsionada, despertó el conatus. Se niega a ser recolonizada. Pese a los esfuerzos de la corporatocracia mundial por despojarnos, hoy se levanta frente a las formaciones depredadoras -combinación de élites y capacidades sistémicas del capital para lograr la concentración extrema de riqueza- y subsumirnos. Colombia, Perú, Argentina y ahora Ecuador reaccionan ante situaciones límites que han iniciado el quiebre, nuevo punto de partida de la emancipación.

El hastío, cuestionamiento severo de los pueblos por los múltiples procesos cotidianos asimétricos de la dominación ejercida sobre mujeres, razas, culturas populares, trabajadores, indígenas asfixiados, mediante procesos de educación  opresivos que generan la negación de los derechos fundamentales a esta “periferia”, suelen llamarla así los desarrollistas, pasa de un mero estar resistiendo al ser en transformación y en ofensiva (Dussel). 

Los nuevos tiempos neocoloniales en Suramérica, signados por la imposición de una lógica de las expulsiones con consecuencias devastadoras, técnicas que depredan conocimientos, intereses, tierras, finanzas,  paquetazos visibles unas veces e inadvertidos en otras ocasiones donde se aplican complejos dispositivos para desalojar, desplazar y destruir todo vestigio de soberanía, independencia y autodeterminación, están siendo enfrentados desde las bases populares y los movimientos sociales organizados .  

Este ciclo de lucha prende como manifiesto, irrumpe rompiendo las cadenas, servidumbre agobiante de nuestros pueblos, anomalía salvaje, sustracción de la lógica de la acumulación/expulsión extrema, enfrenta la reingeniería social impuesta como globalización cool, forma inadvertida de actuación del neoliberalismo, que fragmenta, desmoviliza, despolitiza los pueblos. Sirva este movimiento telúrico de advertencia: todo cálculo será demolido por la ética inmanente de los pueblos pobres suramericanos, cansados de traiciones harán trizas a los que coquetean y se alían con la corporatocracia mundial.

Aquí no habrá Termidor Suramericana, aquí habrá Santa Inés Suramericana,  quien no esté con la libertad puede contar con las cadenas del infortunio y con la desaprobación universal (Simón Bolívar). 

MARÍA ALEJANDRA DÍAZ
CONSTITUYENTE

Deja tu comentario: