Cabezal Cabezal

¡Más armas que personas! Esta es la realidad de EEUU y los crecientes "tiroteos masivos"

Publicado: 7 de agosto de 2019 a las 13:20 | Última actualización: 7 de agosto de 2019 a las 14:48

La libertad para la adquisición de armas, es producto de la "segunda enmienda"  promulgada en 1791 La libertad para la adquisición de armas, es producto de la "segunda enmienda"  promulgada en 1791

La libertad para la adquisición de armas, es producto de la "segunda enmienda" promulgada en 1791
Internet

Varios países de América Latina, Europa y Asia han emitido alertas a sus ciudadanos para que en lo posible eviten viajar a los Estados Unidos, donde se ha suscitado una creciente ola de xenofobia que se vio reflejada en los ataques perpetrados por supremacistas y racistas en cuatro ciudades este fin de semana.

Con un saldo de 30 víctimas mortales y decenas de heridos, estas acciones terroristas han traído a colación, el modelo de libre acceso a las armas que impera en esta nación y las repercusiones que tiene dentro de la población blanca, el discurso supremacista del actual gobierno norteamericano presidido por el magnate y confeso racista, misógino, xenófobo y homófobo, Donald Trump.

“Derecho” nacido de la conquista y el miedo

La libertad para la adquisición de armas, es producto de la "segunda enmienda"  promulgada en 1791, como parte de las acciones para promover la guerra de conquista que colonos de la naciente Unión de Estados Americanos (USA) libraban contra los territorios del oeste de norteamericano, habitados en su mayoría por indígenas, quienes fueron acribillados y despojados de sus tierras.

A finales del siglo XIX, se inicia una discusión sobre esta prerrogativa constitucional, donde se señalaba la necesidad de emitir leyes que regularan el acceso libre a las armas, petición que fue atendida por algunos estados como Nueva York y Pensilvania que promulgaron leyes estadales donde el gobierno imponía la necesidad de solicitar un porte de arma.

Entretanto, en la mayoría de los estados que conforman la Unión, se procedió a la activación de una estrategia de miedo impulsada por la naciente Asociación Nacional del Rifle (NRA por su siglas en inglés), dirigida a justificar la necesidad de portar armas para la defensa ante el nuevo peligro que eran los afroamericanos a quienes describían como “negros cocainómanos y peligrosos”.

El rol de la NRA

Tras el éxito obtenido al frenar las leyes regulatorias que se promovieron entre finales del siglo XIX y principio del XX, la NRA toma un rol de mayor preponderancia dentro de la lucha contra las regulaciones, que hoy lo convierten en una organización cuyo mayor financista en la gigantesca industrias de las armas estadounidense que desembolsa miles de millones de dólares anuales para asegurar que la segunda enmienda prevalezca.


Es así como la NRA se ha convertido en un poderoso lobby que acoge dentro de su seno a congresistas, funcionarios, jueces, ONG’s, medios de comunicación, artistas entre otros a quienes otorga importantes sumas de dinero para que defiendan el libre acceso a las armas en Estados Unidos.

Hoy congresistas como Marco Rubio, Ted Cruz, así como el presidente Donald Trump –solo por mencionar algunos-, son parte de este entramado de la NRA para defender la libertad de adquirir y portar armas, esto pese a las incontables masacres que se han agudizado en la última década en una nación donde es más fácil comprar un fusil que comprar licor.

Más armas que personas


Pese a los constantes cambios que han llevado a la humanidad a promover la regulación en el uso de armas e impulsar la cultura del diálogo y la paz, en Estados Unidos, se mantiene este vetusto derecho constitucional, que ha derivado que a 228 años de la promulgación de esta enmienda, en territorio norteamericano haya más armas que personas.

Según datos oficiales de 2013, en esta nación norteamericana se encuentran distribuidas en la población 357 millones de armas, superando en número a sus habitantes que suman 317 millones de personas. Estos números ubican a la nación norteamericana a la cabeza de mayor número de armas per capita del mundo, superando incluso a aquellas naciones del mundo árabe que en su campaña antimusulmana Hollywood refleja como sociedades ultra violentas y peligrosamente armadas.

Sociedad de masacres

Este libre acceso a las armas se ha visto reflejado en el nacimiento de un fenómeno que denominan como “tiroteo”, pero que en realidad resultan ser masacres, donde la constante que las impulsa es el odio ya sea por raza, sexualidad, nacionalidad, ideología y religión, asesinatos que en el mundo se conocen como “crímenes de odio”.

Esta cultura que tuvo su génesis en la década del 60, época en que los afroamericanos libraban su lucha por el reconocimiento legal de sus derechos como personas e iguales y con el transcurrir de los años ha ido incrementando el número de ataques por año, en la medida en que crece el discurso xenofóbico y supremacista entre la dirigencia política estadounidense, donde Donald Trump figura como el principal promotor de este discurso.

Tras la llegada del supremacista magnate, solo en 2019 se han suscitado 256 tiroteos masivos, siendo el sábado 3 de agosto el episodio para dos masacres que dejaron un numero de 30 fallecidos y varias decenas de heridos en la ciudad de Ohio y en El Paso, Texas, donde dos jóvenes de 25 y 21 años respectivamente atacaron con armas largas a civiles desarmados, siendo el principal motivo de estos, el odio que en este último caso citado, se encontró un manifiesto donde el asesino, se vale de epítetos lanzados por Trump, contra la comunidad latina y musulmana para justificar su política de segregación y maltrato contra quienes sostiene son “invasores” provenientes de “países de mierda”


Deja tu comentario: