Cabezal Cabezal

Opinión: Asedio gringo debe ser denunciado ante Corte Internacional de Justicia

Publicado: 8 de octubre de 2018 a las 15:28 | Última actualización: 8 de octubre de 2018 a las 15:42

Sobrarían alegatos para que el máximo tribunal internacional conozca del caso de asedio humanitario por parte de Estados Unidos Sobrarían alegatos para que el máximo tribunal internacional conozca del caso de asedio humanitario por parte de Estados Unidos

Sobrarían alegatos para que el máximo tribunal internacional conozca del caso de asedio humanitario por parte de Estados Unidos
América Latina en Movimiento

Ante el asedio  económico, comercial y financiero que Estados Unidos está imponiendo a Venezuela con la ayuda de sus socios comerciales para que no realicen ningún intercambio con el país bolivariano, el gobierno de Nicolás Maduro debería acudir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para solicitar medidas judiciales que detengan esas acciones perjudiciales contra nuestro pueblo.


Sobrarían alegatos para que el máximo tribunal internacional con competencia en la materia por ser órgano auxiliar de la Organización de las Naciones Unidas ONU, conozca del caso de asedio humanitario por parte de Estados Unidos y un puñado de países neoliberales cómplices del imperialismo, que asechan al pueblo venezolano.

En este sentido, la demanda ante este máximo tribunal contra el gobierno estadounidense, se haría por violación de los principios del libre comercio establecidos por la Organización Mundial del Comercio OMC, así como de la cláusula de la nación más favorecida establecida en el Art. XIX del GATT (Acuerdo sobre aranceles aduaneros), que los obliga a mantener las relaciones comerciales bajo el principio de igualdad con las demás naciones y fundamentalmente por su violación flagrante de los diferentes Tratados  de Reciprocidad Comercial suscritos con Venezuela durante los años 1939 y 1952 hasta nuestros días.

Ademas de las opiniones presentadas mediante informe por el representante del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que en Venezuela no existe una crisis humanitaria sino una crisis de alimentos y medicamentos, la cual tiene como causas las sanciones unilaterales impuestas por el imperialismo estadounidense que impiden a la población venezolana obtener estos insumos, situación que agrava las enfermedades y provocaría una terrible desnutrición en los niños y ancianos de nuestro país como ya se pudiera empezar a ver.

El Sistema de Naciones Unidas con sus órganos auxiliares y representantes acreditados en la República Bolivariana de Venezuela, son testigos presenciales de los esfuerzos que el gobierno bolivariano viene realizando para obtener los insumos necesarios en cuanto a los alimentos, medicamentos y demás bienes que debe importar desde otros países, cuyas diligencias se han hecho imposible por las diferentes sanciones unilaterales impuestas por parte del coloso del norte y por supuesto la complicidad de gobiernos cipayos como el de Iván Duque de Colombia que se ha convertido en un fustigador de la patria venezolana con sus acciones delictivas y complicidad con el gobierno estadounidense.

Es pues una oportunidad para denunciar, la violación a los acuerdos comerciales suscritos junto a las diversas agresiones y daños a la población venezolana frecuentemente, presentando una demanda formal ante la CIJ, la cual se apoyará en la reciente sentencia impuesta por esta misma Corte, donde se obliga al gobierno estadounidense al cumplimiento de los acuerdos de reciprocidad comercial con el gobierno de la República Islámica de Irán.

De esta manera podría obligarsele mediante decisión judicial de la CIJ, que se deroguen las acciones unilaterales contra Venezuela y que los demás gobiernos no se sientan impedidos de vender mercancías libremente hacia nuestro territorio, muchos menos que nuestras finanzas o divisas depositadas en bancos internacionales para la compra de insumos continúen bloqueadas, pues las mismas serian liberadas a los fines de abastecer las necesidades que hoy tiene el pueblo en general.

Estamos claros que EEUU, es un país que poco obedece a un organismo internacional que produzca una decisión en contra de su administración, pero sin embargo, es necesario a los ojos de la comunidad internacional, de los pueblos del mundo en especial de los latinoamericanos que se demuestre quien es el agresor y quien está provocando la crisis humanitaria, solo con el propósito de justificar una intervención hacia tierras venezolanas para tomar el control de los recursos energéticos que se encuentran en suelo patrio, sin importarle las consecuencias humanitarias que pueda sufrir el pueblo bolivariano.

De nada valdría el acuerdo suscrito recientemente con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF, ya que se podrá tener el dinero, pero si impiden comprar los bienes y servicios para nuestros niños y niñas venezolanos, habremos arado en el mar.

 RAFAEL SOSA VARGUILLA

[email protected]