Cabezal Cabezal

Opinión: El 10 de enero como coartada para generar el fulano "quiebre"

Publicado: 14 de diciembre de 2018 a las 13:57 | Última actualización: 14 de diciembre de 2018 a las 14:11

"Ahora de cara al 10-E de 2019, la contrarrevolución vuelve con la misma narrativa jurídico-legal, ignorando que la AN tiene una condición de desacato, la cual anula sus actos" "Ahora de cara al 10-E de 2019, la contrarrevolución vuelve con la misma narrativa jurídico-legal, ignorando que la AN tiene una condición de desacato, la cual anula sus actos"

"Ahora de cara al 10-E de 2019, la contrarrevolución vuelve con la misma narrativa jurídico-legal, ignorando que la AN tiene una condición de desacato, la cual anula sus actos"
Internet

El 10 de enero del 2019 culmina el período constitucional y el imperio y sus aliados siguen empeñados en desconocer la legitimidad del gobierno bolivariano, empleando una matriz justificativa que contempla diversas ficciones político-jurídicas:

 

 Las elecciones del 20 de mayo y los actos e instancias del gobierno serían ilegítimas porque la ANC tiene un origen ilegítimo —«no fue convocada por referéndum»

 De allí el empeño en «deslegitimar» al gobierno por la vía del desconocimiento. El imperio y sus socios no se involucraron en las elecciones realizadas: gobernadores, Alcaldes, concejales, presidenciales.

 Han intentado desconocer la acción gubernamental, basándose en la supuesta ilegitimidad de la ANC, cuestionando toda la institucionalidad:

 

--gobernadores, alcaldes, diputados regionales y concejales serían igual de «ilegítimos», de la misma manera, cuestionar al vicepresidente, los ministros, presidentes de empresas, superintendencias e institutos, los viceministros, directores y gerentes .

 

Este desconocimiento, así planteado, sólo puede abrir las puertas a la violencia, generar caos, crear confusión, alentar  y provocar la intervención militar

En todo este proceso de invalidación, la AN ha quedado sin piso jurídico, ya que el TSJ sentenció a favor de la ANC y declaró en desacato a la AN quien perdió su capacidad constitucional de tomar decisiones.

 

Ahora de cara al 10-E de 2019, la contrarrevolución vuelve con la misma narrativa jurídico-legal, ignorando que la AN tiene una condición de desacato, la cual anula sus actos.

 

Por eso sostenemos que se trata de  una coartada ideológica que encubre sus verdaderos propósitos.

 

No hay sorpresa con la matriz argumental que están empleando:

 

 --Como las elecciones no fueron convocadas el primer domingo de este mes de diciembre, si no que se realizaron el 20 de Mayo de 2018, no tenemos presidente electo.

 

 --Por eso, la Asamblea Nacional debe declarar la vacante y  nombrar un presidente interino, iniciando un proceso de transición que convoque a elecciones.

 

 --Mientras tanto, nombra un gobierno paralelo que funcionaría en algún espacio territorial liberado o en el exterior con el apoyo de la llamada comunidad internacional.

 

Por eso, el éxito de esta vía hay que vincularlo con el grado de  violencia y desestabilización que se generaría y su articulación con la  tan ansiada intervención militar internacional.

 

Es decir, su verdadero objetivo es crear una crisis política y social  de mayor gravedad.

 

En tal sentido, es predecible la orquestación de un plan de movilización y agitación tanto para el 5 como también para el 10 de Enero de 2019 y sus semanas posteriores, como parte del punto de quiebre:

 

A.- Clima de tensión en torno al desconocimiento que haría la AN en torno al presidente electo, señalándolo como usurpador. Nombramiento de un presidente interino

 

B.- Condenas del Tribunal Supremo y FG en el exilio.

 

C.- Retiro de embajadores y pronunciamientos de la comunidad internacional

 

D.Constitución  del gobierno de transición.

 

E. Movilización en torno a la convocatoria de nuevas elecciones.

 

Por supuesto este plan desestabilizador está montado sobre un enfoque claramente anti-chavista y han sido los planteamientos del Comando Sur quienes direccionan la “plataforma” de Mendoza y Cia, el programa de gobierno de transición de la MUD y ahora del Frente Amplio, de Fedecamaras-Iglesia

 

La legitimidad y legalidad del gobierno del presidente maduro desde la comunidad internacional.


RAFAEL IGINIO SOSA

[email protected]