Por hambre mueren en el mundo a diario 10.000 personas (El Venezolano, 11 de agosto 1963)

El periodista uruguayo Joaquín Gutiérrez, basado en un informe científico publicado en Moscú reveló:

  • Según este estudio, diariamente fallecen por inanición 10.000 personas en todo el mundo, es decir 7 personas por minuto, más de 3.650.000 seres humanos al año.
  • El hambre en América Latina, según la doctrina pseudocientífica norteamericana, debe ser reducida mediante el control de la natalidad. Esto implicaba la eliminación o vaciado de la población natural del continente mediante la aplicación de métodos pseudocientíficos para países subdesarrollados.
  • El periodista refuta de esta manera las teorías de las ciencias oscuras del capitalismo maltusiano que afirma que la solución del problema del hambre radica en la disminución de la población.
  • Sin embargo, el periodista informa que en este estudio se comprueba que Latinoamérica tiene el potencial para producir lo suficiente para alimentar una población diez veces superior a la que albergaba en toda su extensión. Lo que equivaldría a dar sustento diario a 6.000 millones de seres humanos. Todo el planeta.
  • Igualmente revelan los científicos rusos que las causas directas del hambre en América Latina son el saqueo de sus recursos naturales, así como el control de sus fuentes energéticas y vías de comunicación por parte de Estados Unidos.
  • Todo esto aunado a las llamadas tijeras de precios que establecen las compañías norteamericanas, mediante las cuales se los recortan a nuestras materias primas e imponen la compra de sus artículos a precios muy elevados.
  • A lo anterior se sumaba la estrangulación de nuestras economías mediante los elevados intereses de los empréstitos leoninos que otorgaba el sistema financiero internacional a los países de la región.
  • Para romper con el círculo vicioso del hambre en el mundo es necesario tomar el control de las fuentes energéticas, retomar la construcción de grandes vías de comunicación y mejorar el rendimiento de sistemas de producción agrícola y pecuario en espacios reducidos.

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: