Cabezal Cabezal

¡Presiones del G20! Así fue que Trump decidió no atacar a Venezuela

Publicado: 4 de julio de 2019 a las 13:31 | Última actualización: 4 de julio de 2019 a las 14:37

"Donald Trump sabe que internacionalmente no será aplaudido por una agresión militar contra el pueblo venezolano" "Donald Trump sabe que internacionalmente no será aplaudido por una agresión militar contra el pueblo venezolano"

"Donald Trump sabe que internacionalmente no será aplaudido por una agresión militar contra el pueblo venezolano"
Internet

La situación venezolana se ha convertido en tema de discusión obligada en los grandes foros internacionales como ocurrió en la reunión del G20 en Osaka Japón, donde se concentran los llamados veinte países más industrializados del mundo, lo cual muestra de la decadencia imperial y el surgimiento del multilateralismo sobre el unilateralismo estadounidense practicado desde 1945, a partir del acuerdo financiero de Bretton Woods.

Por acción y por omisión, Venezuela se ha convertido en el centro de la geopolítica mundial, dado el interés estratégico y al relacionamiento mundial que la diplomacia bolivariana ha logrado mediante acciones de defensa de nuestra dignidad como país soberano e independiente, y a las acciones de cooperación estratégica con los países industrializados del mundo como lo demuestra el tratamiento del caso dentro de la reunión mencionada.

El hecho de que líderes de los BRICS, hayan colocado sobre la mesa de conversaciones la situación venezolana, es un buen augurio para nuestro país, aunque sepamos que dentro de esos presidentes hay uno que no está a favor del constitucionalismo venezolano como es el presidente Jair Bolsonaro de Brasil; sin embargo el pueblo venezolano debe sentirse contento al saber que los gobiernos de Rusia, China, India y Sudáfrica si lo están por ser conscientes de que la razón legal nacional e internacional le asiste al país suramericano y que cualquier situación drástica en Venezuela afectaría intereses de estas potencias, fracturaría la geopolítica mundial y la paz internacional.

Evidentemente el presidente estadounidense aprovecho este momento como termómetro de medición de la situación venezolana, percatándose realmente con quienes cuenta para una posible intervención armada en Venezuela, y al constatar que los números no le favorecían declaró no querer implicarse tanto en la situación, asegurando que tiene cinco estrategias respecto a Venezuela, pero ya no una acción militar que le comprometa profundamente.

Donald Trump sabe que internacionalmente no será aplaudido por una agresión militar contra el pueblo venezolano, sabe que estratégicamente Venezuela y sus recursos contribuyen al bien económico y social no solo del pueblo venezolano, sino latinoamericano y mundial, pero también sabe que en el concierto de naciones a nivel mundial, Venezuela está al lado de la defensa de la soberanía, independencia de los pueblos, del multilateralismo y con ello de la mayoría de los países que buscan desarrollo compartido en bien de la humanidad.

Conoce igualmente el presidente estadounidense que sus acciones desproporcionadas no solo contra Venezuela sino contra países como Irán, Nicaragua, China y hasta la propia Rusia a quienes ha impuestos sanciones comerciales y financiera, no están siendo obedecidas plenamente ni siquiera por sus aliados incondicionales como la Unión Europea que ha infringido las sanciones unilaterales de la Casa Blanca en contra de Irán y Cuba, implementando mecanismos que permiten continuar su comercio bilateral entre los países que la integran.


RAFAEL SOSA VARGUILLA

@rafaeliginio

Deja tu comentario: