Cabezal Cabezal

¡Sorpresa! Conozca aquí las empresas que financiaron el nazismo y aún existen

Publicado: 20 de diciembre de 2018 a las 15:40 | Última actualización: 20 de diciembre de 2018 a las 16:21

Los hermanos Adolf y Rudolf Dassler quienes eran miembros del Partido Nazi fueron los fundadores de la conocida marca de calzado Adidas Los hermanos Adolf y Rudolf Dassler quienes eran miembros del Partido Nazi fueron los fundadores de la conocida marca de calzado Adidas

Los hermanos Adolf y Rudolf Dassler quienes eran miembros del Partido Nazi fueron los fundadores de la conocida marca de calzado Adidas
Internet

Sabías que esas marcas que tanto anhelan tener millones en el mundo y en la que otros miles de millones invierten a diario en sus productos apoyaron y se lucraron con el reino de terror que impuso el Führer, Adolf Hitler.  Se trata de: Ford, Kodak, Bayer, Coca-Cola, Nestlé, BMW, Adidas, Hugo Boss, Deutsche Bank, Chase Bank (hoy JP Morgan Chase), IBM y Volkswagen. Y que otra cosa se podía esperar, si para el capitalismo no importa la vida humana sino el dinero.

Si no lo cree solo debe googlear en internet el nombre de estas marcas y vincularlo con el nazismo y encontrarás infinidades de páginas con información sobre como estas transnacionales explotaron a los judíos y algunas contribuyeron de manera directa al exterminio que llevo a cabo Hitler.

 Bayer

La empresa Bayer es mundialmente conocida por inventar la aspirina en 1898, lo que muy poco suele decirse de esta empresa es que fabricó el zyklon B, el gas con el que se exterminaba a los judíos.

Su director general durante décadas, Friedrich Carl Duisberg, apoyó la fusión de la industria química alemana para crear la IG Farbenindustrie AG en 1925, la empresa más grande de Europa, en donde con otras compañías acabó integrándose la Bayer. Más tarde, con la llegada de los nazis al poder, en 1933, el grupo sería uno de los conglomerados químicos alemanes que integraron la base económica-financiera del régimen de Adolf Hitler y uno de los que más donaciones hizo al Partido Nacional Socialista Obrero Alemán (Nsdap), recordó en mayo de 2014 el portal https://www.atlanticaxxii.com.

Refiere el citado portal que la IG Farben era la única compañía alemana que contaba con un campo de concentración propio donde se forzaba a miles y miles de prisioneros a trabajar en condiciones infrahumanas en la fabricación de caucho sintético.

IG Farben comprendido por Bayer, BASF, Hoechst y otras empresas químicas experimentaron sin piedad en prisioneros de la era nazi en los campos de concentración donde se ponían a prueba medicamentos y vacunas peligrosas con lo que se asesinó a miles de personas, recordó por su parte el portal español La Tercera Información el 24 de marzo de 2013.

Refiere el citado medio que unos cuantos años después, el Tribunal Criminal de Guerra en Nuremberg condenó a 24 de los ejecutivos de IG Farben por asesinatos en masa, esclavitud y otros crímenes contra la humanidad; no obstante, en menos de 7 años, cada uno de los asesinos fue liberado y comenzaron a trabajar como consultores para empresas estadounidenses.

Ford

El fabricante de automóviles y multimillonario Henry Ford, era un convencido antisemita que apoyó financieramente al Nsdap, liderado por Adolfo Hitler.

En 1919 Ford compró el periódico The Dearborn Independent para convertirlo en el mayor medio de información antisemita, un año después Ford publicaba el libro El judío internacional: El primer problema del mundo.

De acuerdo con un trabajo publicado por Cubadebate en agosto de 2012, la operación alemana de Ford produjo una tercera parte de los camiones militares utilizados por el ejército alemán durante la guerra, realizando mucho del trabajo los prisioneros.

Henry Ford recibió en 1938 la Gran Cruz de la Orden del Águila Alemana, la mayor distinción que en la Alemania nazi se le entregaba a algún extranjero afín al régimen.

BMW

La famosa marca automotriz BMW también tiene un pasado marcado por su apoyo a la tortura y la explotación. De hecho Günther y Herbert Quandt, padre e hijo y fundadores del emporio, participaron desde primera fila en el esfuerzo bélico de Hitler y en el gran expolio de bienes judíos orquestado por el régimen hasta 1945, como recordó en octubre de 2011 el portal español El País.

Entre sus aporte al nazismo se encuentra la fabricación de piezas para el funcionamiento de las armas así como también los sistemas eléctricos para submarinos y la fabricación de motores de avión.

BMW ha admitido que utilizó hasta 30 mil trabajadores forzados durante la guerra. Estos prisioneros de guerra, trabajadores esclavos y presos de los campos de concentración, produjeron los motores para la Luftwaffe y fueron obligados a ayudar al régimen a defenderse de aquellos que estaban intentando salvarles, recordó en agosto de 2012 Cubadebate.

Volkswagen

Adolf Hitler contrató a Ferdinand Porsche, el inventor de Volkswagen “escarabajo” para llevar a cabo su sueño de fabricar un "coche del pueblo", 

Las plantas del constructor alemán fueron utilizadas durante la II Guerra Mundial para fabricar material militar y en ellas se empleó mano de obra forzosa, según numerosos estudios históricos alemanes, reseñó en noviembre de 2013 el portal argentino La Voz.

En septiembre de 2015 la BBC Mundo en un reportaje que publicó indicó que  Ferdinand Porsche, quien fuera cercano al Führer, permitió el esclavismo.

Algunos empleados eran obligados a trabajar por largas jornadas y tenían expectativas de producción excesivas y de armamento, documentó la investigación.La mayoría de la mano de obra, que era extranjera, fue sometida a golpes continuos, desnutrición y muerte prematura, reportaron los investigadores.

Unas 20 mil personas de varios países europeos fueron forzadas a trabajar en las plantas de Volkswagen durante la Segunda Guerra Mundial, según reconoce la misma compañía, agrega el citado medio.

Coca-Cola

Coca-Cola fue otra de las transnacionales que contribuyó con la Alemania Nazi. La conocida compañía de bebidas no pudo comercializar su producto en ese país, por lo que creó la marca Fanta.

En julio de 2017, el portal español Confidencial publicó un reportaje en donde señalaba que durante la dictadura de Hitler, la multinacional había pasado de vender 100.000 cajas anuales de su popular refresco de cola a 4,5 millones entre 1933 y 1939. Según el diario alemán Zeit, semejante progresión llevó a Coca-Cola a construir hasta 50 plantas de producción en suelo nazi.

La marca llegó a ser tan popular que en 1936 se convirtió en uno de los tres principales patrocinadores de los Juegos Olímpicos de Berlín, el mayor evento internacional que el Führer empleó como forma de propaganda, agrega el citado medio.

Nestlé

Cuando uno lee o escucha la palabra Nestlé piensa en chocolate, dulces, pero lo que muy pocos saben es que está compañía contribuyó con el régimen nazi de Hitler.

Nestlé contribuyó a la financiación del partido nazi en Suiza en 1939 y acabó ganando un contrato muy lucrativo, siendo el suministrador de todo el chocolate del ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial, recordó en agosto de 2012 Cubadebate.

La transnacional también admitió  que algunas empresas del grupo Nestlé con actividad en países controlados por el régimen del Nacional Socialismo (nazismo) tenían trabajadores esclavizados.

Adidas

Los hermanos Adolf y Rudolf Dassler quienes eran miembros del Partido Nazi fueron los fundadores de la conocida marca de calzado Adidas. Después de su participación en la I Guerra Mundia, los hermanos crearon una fábrica, la «Gerbüder Dassler Schuhfabrik y años después se separaron.

Rudolf, comprometido con la causa nazi, pasó a engrosar las fuerzas de las SS en Sajonia. Su fanatismo por Hitler lo distanció definitivamente de su hermano. En 1945, al finalizar la guerra, Rudolf intentó escaparse de la justicia pero según cuenta la leyenda fue el propio Adi quien lo delató. Dos años duró preso. Al salir, en 1948, creó su propia empresa de calzado deportivo. La llamó Ruda, por las siglas de su nombre. Un par de meses la cambiaría por una mejor: Puma A.G, refirió en junio de 2016 el portal colombiano Las2Orillas.

Hugo Boss

Hugo Boss, el fundador de la prestigiosa marca de moda que leva su nombre, se convirtió en 1933 en el proveedor oficial de uniformes del Partido Nacional Socialista y en 1938 se activó la producción de uniformes para el ejército y las Waffen SS. El l traje negro intimídante con el que se veía a los oficiales Nazi fue su creación.

También diseñó las camisas marrones de las SA y las juventudes hitlerianas.

La marca desde 1943 en sus talleres de Metzingen utilizó 180 trabajadores forzados, la mayoría mujeres judías procedentes de Francia, unas 140, y de Polonia, cien menos. El ritmo de trabajo era extenuante y las condiciones laborales, inhumanas. De hecho, según el periodico alemán The Local, el ambiente de trabajo era muy próximo al de un campo de concentración, recordó en marzo de 2015 el portal español Ideal.

Kodak

Cuando se piensa en Kodak, se imaginan fotos familiares y recuerdos capturados en una película, pero lo que hay que tener en cuenta es la mano de obra esclava que la filial alemana de la empresa utilizó durante la Segunda Guerra Mundial.

Las filiales de Kodak en países europeos neutrales hicieron grandes negocios con los nazis, proporcionándoles tanto mercado para sus productos como valiosa divisa extranjera. La filial portuguesa incluso envió sus beneficios a la de La Haya, que estaba ocupada por los nazis en aquel momento. Además, esta empresa no solamente hacía cámaras, diversificaron el negocio y producían gatillos, detonadores y otros artículos militares para los alemanes, reseñó en en agosto de 2012 Cubadebate.

IBM

La reconocida empresa multinacional estadounidense de tecnología diseñó las fichas perforadas que sirvieron para sistematizar la exterminación de personas por raza y clase.

Si el interno era judío, su número clave era el 8. Si era homosexual, el 3. Si era gitano, el 12. Esas tarjetas, que permitieron al régimen de Adolf Hitler identificar, localizar y clasificar a millones de víctimas, eran fabricadas por IBM en Estados Unidos. Y los directivos de la compañía sabían perfectamente cuál era su uso en Alemania, publicó en febrero de 2001 el portal español El País.

Thomas Watson, fundador de la empresa informática IBM, recibió la mayor distinción nazi otorgada a un etranjero, la Gran Cruz del Águila por su colaboración al régimen, en este caso su aporte en el diseño de automatizar la destrucción de la vida humana con precisión matemática.

Deutsche Bank

El mayor banco privado de Alemania, el Deutsche Bank, ayudó a financiar la construcción de Auschwitz. Durante la Segunda Guerra Mundial, el banco dio créditos a diez empresas constructoras para que levantaran el campo de exterminio símbolo del Holocausto, publicó en febrero de 1999 el portal agentino el clarin.

Según Manfred Pohl, director del instituto de historia del Deutsche Bank, el banco estaba al tanto del destino del dinero que prestaba a empresas relacionadas con las unidades especiales hitlerianas, las SS, y con IG Farben, fabricante del gas mortal Zyklon B. Con el dinero del mayor banco alemán de hoy se construyeron incluso las cámaras de gas y el casino militar de las Waffen SS adjunto al campo de exterminio. En el campo de concentración de Auschwitz murieron dos millones de personas, en su mayoría judíos, agrega el citado medio.

 Chase Bank

Chase Bank (hoy conocido como JP Morgan Chase) entre 1936 y 1941, junto a otros bancos estadounidenses ayudaron a los alemanes a recaudar más de 20 millones de dólares de intercambio para operaciones de los nazis y del cual el banco se quedó con una gran parte, reflejó en 2012 el portal mexicano Zócalo.

De hecho ino de los principales accionistas de esta institución financiera, JD Rockefeller, invirtió directamente en experimentos eugenésicos  nazis antes de la guerra.

Chase también congeló las cuentas de los judíos franceses en la Francia ocupada por los nazis.

En mayo de 2915 el portal español El Mundo señaló que el Chase National Bank, que posteriormente pasó a llamarse Chase Manhattan, uno de los tres bancos más importantes de Estados Unidos, administraba, por ejemplo, las cuentas del embajador alemán en París y hay constancia de transferencias como la registrada el 13 de agosto de 1942, 5,5 millones de francos al embajador alemán para financiar a la Gestapo y para realizar operaciones comerciales con obras de arte judías. El Tesoro y el Departamento de Estado del Gobierno norteamericano dieron el visto bueno a las transacciones del Chase.

 

Deja tu comentario:

Con Chávez, Diosdado Cabello y el PSUV, el Gobierno Bolivariano Avanza !!!