300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Malaverismos: Comisión para el control de la habladera de paja

Publicado: 29 de agosto de 2021 a las 06:00 AM | Última actualización: 28 de agosto de 2021 a las 08:33 PM

Roberto Malaver Roberto Malaver

Roberto Malaver
Internet

Después de más de veinte años declarando todo tipo de pendejadas para Venezuela y el mundo, los miembros caídos de la oposición decidieron crear una Comisión para controlar esa permanente habladera de paja.

 

Después de revisar su archivo personal de entrevistas y declaraciones a la prensa desde el año 2000, Henry Ramos Allup llegó a la conclusión de que había hablado mucha paja durante muchos años. Para buscar un consuelo también consultó el archivo de sus otros compañeros; Antonio Ledezma, Leopoldo López, Julio Borges, Edward Zambrano, William Dávila y Manuel Rosales, y una vez que leyó una buena cantidad de declaraciones y entrevistas dijo: “No hay nada que se salve. Ni una sola frase. Kilos de basura textual”.

 

Movió la cabeza en señal de que no era posible lo que había descubierto, y sacó el pañuelo y se lo pasó a la armadura falsa que siempre lo acompaña en el escritorio. Encendió la computadora, y una vez que metió su clave, Rómulo22208, comenzó a llamar a los otros miembros porque se le había ocurrido una idea para mitigar en parte esa constante habladera de paja que les daba cada vez que veían un periodista.

 

Mientras esperaba que entraran por zoom los otros miembros caídos de la oposición, veía el retrato de Rómulo Betancourt de tamaño natural que está en la sala de la Quinta La pipa de Guatire. “Ay, Rómulo, que difícil se nos puso esta vaina”- decía viendo la foto desde el asiento de su escritorio.

 

Al rato comenzaron a entrar todos los convocados: Borges, López, Vecchio, Ledezma, Zambrano, Rosales. Y mientras los veía a todos juntos en la pantalla, Ramos Allup se dijo: “Esta computadora si es arrecha, soporta a toda esa gente al mismo tiempo”.

 

- Buenas tardes, compañeros todos. –les dijo, y desde la pantalla, a coro, se escuchó.

 

- Buenas tardes, compañero.

 

- Así me gusta, bien acoplados. Los he convocado para decirles que, en estos ratos libres que he tenido, me puse a evaluar nuestras declaraciones y entrevistas desde el año 2000, y llegué a la conclusión de que hemos hablado demasiada paja.

 

- Sobre todo, tú, que dijiste que el dictador se iba en seis meses. Y además, que tenías unas pruebas del fraude, y otro montón de vainas –le dijo Ledezma.

 

- Ok, Ledezma, yo acepto mi vaina, y por eso los he convocado. Tú también has hablado la paja que jode, además, te fugaste diciendo que estabas enfermo y ahora estás gozando de buena salud y viviendo como un rico en Salamanca, España.

 

Todos callaron. Ledezma quiso decir algo, pero prefirió callar. Ese momento lo aprovechó Ramos Allup para decir:

 

- Ante ese hallazgo de kilos y kilos de paja, pensé que debemos crear una comisión para controlar esa habladera de pendejadas, que parece un vicio en nosotros.

 

- Eso me parece bien –dijo Borges.

 

- A mí también –dijo Rosales.

 

-Y a mí –comentó López

 

Hubo un silencio, como esperando la palabra de Ramos Allup, pero él se contuvo porque en ese momento el perro Chicharrón había saltado a sus piernas. Lo acarició brevemente y dijo:

 

- Entonces, aprobada la Comisión para el control de la habladera de paja, que se llame así mismo, para ver si le paramos bola.

 

- Y tú puedes ser el Presditne –dijo Manuel Rosales.

 

Y todos estuvieron de acuerdo.

 

- Está bien. Pero debo decirles que tengo que escribir un manual de estilo para ver cómo los controlo. Solo les pido que de ahora en adelante digan cosas interesantes, que puedan perdurar, sean cómo Rómulo Betancourt.

 

- Tampoco nos vas a meter a adecos a estas alturas –dijo Julio  Borges. Escribe el manual y luego nos avisas para aprobarlo. Eso sí, cuando veas que alguno de nosotros ha declarado una pendejada, lo llamas y le avisas.

 

Todos los miembros caídos movieron la cabeza en señal de aceptación, y Ramos Allup preguntó:

 

-¿Estamos todos de acuerdo?

 

Todos levantaron las manos y Ramos Allup dijo:

 

-Aprobado. Y cambio y fuera.

 

El hombre apagó su computadora que su cuñado le había traído de Miami, bajó de sus piernas al perro Chicharrón y lo colocó en la alfombra, y vio la foto su compañero Rómulo y le dijo:

 

-Ay Rómulo, este we will come back está muy lejos.



ROBERTO MALAVER

Deja tu comentario: